5 playas solitarias que enamoran en la costa de México.

Con algo menos de 12.000 kilómetros de costa, en el país azteca sobran calas y playas en las que perderse. Por ejemplo, estas cinco...

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Da igual que se trate del Caribe o del Pacífico, de las privilegiadas playas de Baja California o de las no menos atractivos arenales de la Riviera Maya o Bahía de Banderas. México es el país por excelencia de las playas hermosas y, sobre todo, las más variadas. En plena selva, en el desierto, junto a ruinas arqueológicas o rascacielos, en islas inhabitadas o junto a megalópolis. Quien no encuentre su playa perfecta, es que no lo ha intentado. Y si lo que nos gusta son las hermosas, solitarias y casi, casi, secretas, te damos las cinco que no te puedes perder.

  • Balandra, Baja California Sur.
    1 / 5

    Balandra, Baja California Sur.

    Sus aguas cristalinas se mantienen a una temperatura cálida durante todo el año, lo que la convierte en una playa perfecta para practicar snorkel o incluso una inmersión. Está considerada una de las playas más limpias del país, de ahí que presuma de arena blanca inmaculada. La postal se completa con formaciones rocosas. Está cerca de la ciudad de La Paz.

  • Platanitos, Nayarit.
    2 / 5

    Platanitos, Nayarit.

    Aunque casi siempre que se habla de Nayarit se nos va la mente a la bahía de Banderas, también hay grandes rincones más al norte, cerca del famoso muelle de San Blas. Por ejemplo, esta playa de aguas calmadas y arena fina donde, entre chiringuitos con el mejor marisco, se puede pasar la noche acampando o en alguna de sus cabañas de estilo tradicional.

  • Mermejita, Oaxaca.
    3 / 5

    Mermejita, Oaxaca.

    Es una de las playas más hermosas y poco visitadas de Oaxaca, cuyo centro urbano no se encuentra a una gran distancia. Mucho mejor, porque es genial poder irnos a pasar el día allí, disfrutando de sus aguas prístinas y, sobre todo, una rica arboleda en los cerros que bordean la playa. Además, si tenemos suerte, podemos ver desde la orilla de la misma a delfines jugando entre ellos e incluso ballenas.

  • Matanchén, Nayarit.
    4 / 5

    Matanchén, Nayarit.

    Esta playa raramente tiene una ocupación media. Suele estar casi desierta y es incomprensible porque en ella se puede disfrutar de arena fina, aguas tranquilas y todo el encanto de los pueblecitos cercanos, que surten a los bañistas de viandas para poder hacer un picnic en la arena. Eso sí, no es muy amplia, ya que solo tiene una extensión de 30 metros.

  • Colimilla, Jalisco.
    5 / 5

    Colimilla, Jalisco.

    Se encuentra al sur de Puerto Vallarta, pero no es de fácil acceso. El único modo de poder llegar hasta allí es directamente en barca, saliendo de alguno de los pueblos cercanos. Luego, en lo que es la playa en sí, se puede disfrutar de cierto acondicionamiento, como hamacas o zonas de acampada. Es perfecta para los que buscan un rincón romántico.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Viajar

Una brújula que nos acerca a esos destinos, más o menos lejanos, que alguien, antes que usted ha tenido ya la suerte de pisar.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.