Frank Lloyd Wright.

El mejor arquitecto americano de todos los tiempos, según se definía él mismo.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Entre los personajes más representativos de los años 50 que habrían de formar parte del proyecto American Portraits que presenta Seagram’s Gin, no podía faltar Frank Lloyd Wright, el mejor arquitecto americano de todos los tiempos según se definía él mismo, no sin cierta arrogancia, y como ha sido y es reconocido actualmente.

Nació en Wisconsin y allí, en plena naturaleza, pasó su infancia y su adolescencia; es quizá en ese tiempo donde hay que buscar la pasión de Lloys Wright por la naturaleza y por integrar la arquitectura en ella de modo armónico y bello; «la arquitectura debe pertenecer al entorno donde va a situarse y adornar el paisaje en vez de desgraciarlo» decía.

Comenzó sus estudios de ingeniería en la universidad de Wisconsin pero no había de ser aquel su camino; cursó tan solo dos años y se trasladó a Chicago a trabajar en el estudio de Ll. Silsbee; Silsbee era un arquitecto excesivamente convencional para la creatividad desbordante de Lloyd Wright, razón por la que duró poco en su estudio; comenzó a trabajar entonces con L.H. Sullivan, con quien estuvo por un tiempo de 6 años, de ahí en adelante comenzó su andadura en solitario, la que lo llevaría a pasar a la historia como el mejor arquitecto americano de todos los tiempos.

Sus primeras obras fueron casas que reflejaban ya su modo diferente de entender los espacios, sus hogares eran de planta en cruz y con un espacio central, en el que no faltaba la chimenea, al que se abrían el resto de habitaciones de la casa porque Lloyd Wright proponía espacios abiertos y luminosos en lugar de habitaciones cerradas, son las conocidas como prairies houses y tampoco a ellas les faltaban los techos prolongados más allá de la estructura de la casa para crear pórticos.

Viajó a Japón y a Europa donde fue recibido con tanta admiración como expectación, en Tokio construyó un espectacular hotel que, desgraciadamente, no se conserva y finalmente regresó a sus orígenes, a Wisconsin y construyó allí su hogar hasta tres veces porque fue destruído otras tantas por sendos incendios.

Se casó tres veces, tuvo siete hijos, alguno de ellos siguió sus pasos arquitectónicos, y se despidió del mundo a los 91 años, seis meses antes de que se inaugurara la que pasa por ser su obra cumbre: el museo Gugenheim de Nueva York.

La de Lloyd Wright fue una vida intensa tanto en lo personal como en lo arquitectónico, un relato emocionante que se recoge en la película documental que, gracias a Seagram’s Gin, podemos disfrutar adentrándonos en lo que subyace a edificios tan emblemáticos como el propio Gugenheim neoyorquino o sus famosas casas, las proyectadas por un hombre que afirmaba que «hemos de vivir con lujo, lo imprescindible siempre se consigue«, Frank Lloyd Wright.

+

La película documental Frank Lloyd Wright puedes verla de manera totalmente gratuita en la plataforma digital Filmin.es. Este documental forma parte del proyecto American Portraits presentado por Seagram’s Gin y que incluye otros títulos donde se cuenta la biografía de algunas de las personalidades más influyentes de la América de los años 50. Entra en www.filmin.es/ap y disfruta gratis también de: “Eames: The Architect & The PainterLooking back to the future: Raymond Loewy y Diana Vreeland, la mirada educada

Si quieres saber más, infórmate en www.seagramsgin.es/ap

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Society

El mundo está lleno de gente interesante, de gente que aporta, que crea, que sabe… la gente que construye en sociedad, la gente que admiramos, en la que creemos, es ésta.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.