Jaime Gil de Biedma, el poeta que quería ser poema. Biografía, citas, frases.

El poeta Jaime Gil de Biedma, complejo en su vida, sencillo y brillante en su poesía, nació poeta, el 13 de noviembre de 1929 en Segovia.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

De origen castellano y vida barcelonesa, lector de los poetas franceses e ingleses además de los propios, Gil de Biedma -quien nació el 13 de noviembre de 1929- fue un hombre de alma compleja y doliente que llevó a la poesía el sentir y el pensar huyendo de los excesos linguísticos y literarios.

Su vida fue un constante desencuentro íntimo que lo llevó a casi dejar de escribir en los 70 para decir adiós en 1990; de familia burguesa, de convicciones de izquierdas y homosexual, conjugó sus estudios en derecho y el trabajo en la la industria de tabacos en la que trabajara su padre, con la literatura y, aun siendo sus últimos años una rendición a la nada, nos dejó una antología poética en la que perderse cada día un poco.

De familia castellana, se trasladó con su familia a vivir a Barcelona, ciudad en la que su padre trabajaba en la compañía de Tabacos de Filipinas; comenzó sus estudios de Derecho en la Universidad de Barcelona y los terminó en la de Salamanca; al tiempo que rendía su alma a la literatura, comenzaba a trabajar con su padre en la el mundo de los tabacos, lo que lo llevaría a vivir un tiempo en Filipinas; su condición de homosexual marcó su vida tanto por el modo en el que él la asumió como por cómo la sociedad de entonces estigmatizaba a los homoxesuales, de hecho quiso militar en el Partido Comunista y no pudo hacerlo por ser homosexual.

Sus emociones eran atormentadas y su pensamiento racional, su vida fue una lucha constante en sí mismo, a favor y en contra de sí mismo; acabó por renunciar a defender convicción política alguna aunque su obra destila una crítica ácida y profunda hacia la sociedad de su tiempo y hacia la España de entonces e incluso la histórica.

Sus Citas y Frases célebres

  • Resolución de ser feliz por encima de todo, contra todos y contra mí, de nuevo -por encima de todo, ser feliz- vuelvo a tomar esa resolución.
    1 / 9

    “Resolución de ser feliz por encima de todo, contra todos y contra mí, de nuevo -por encima de todo, ser feliz- vuelvo a tomar esa resolución.”

  • Los misterios del amor son del alma, pero un cuerpo es el libro en que se leen.
    2 / 9

    “Los misterios del amor son del alma, pero un cuerpo es el libro en que se leen.”

  • Para saber de amor, para aprenderle, haber estado solo es necesario.
    3 / 9

    “Para saber de amor, para aprenderle, haber estado solo es necesario.”

  • Que la vida iba en serio uno lo empieza a comprender más tarde...
    4 / 9

    “Que la vida iba en serio uno lo empieza a comprender más tarde...”

  • El juego de hacer versos, que no es un juego, es algo que acaba pareciéndose al vicio solitario.
    5 / 9

    “El juego de hacer versos, que no es un juego, es algo que acaba pareciéndose al vicio solitario. ”

  • Yo creía que quería ser poeta, pero en el fondo quería ser poema...
    6 / 9

    “Yo creía que quería ser poeta, pero en el fondo quería ser poema...”

  • ¡Oh innoble servidumbre de amar seres humanos! ¡Y la más innoble que es amarse a sí mismo!
    7 / 9

    “¡Oh innoble servidumbre de amar seres humanos! ¡Y la más innoble que es amarse a sí mismo!”

  • De todas las historias de la Historia la más triste sin duda es la de España porque termina mal.
    8 / 9

    “De todas las historias de la Historia la más triste sin duda es la de España porque termina mal.”

  • Pero ha pasado el tiempo y la verdad desagradable asoma: envejecer, morir, es el único argumento de la obra.
    9 / 9

    “Pero ha pasado el tiempo y la verdad desagradable asoma: envejecer, morir, es el único argumento de la obra.”

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Society

El mundo está lleno de gente interesante, de gente que aporta, que crea, que sabe… la gente que construye en sociedad, la gente que admiramos, en la que creemos, es ésta.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.