¿Subimos?

El Hotel Urban inicia la temporada estival con su fantástica terraza.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Cuando se inauguró rompió estereotipos. El Hotel Urban marcó tendencia, algo que no todo el mundo ni todos los lugares pueden presumir de haber hecho. Lo hizo por su lujo, elegancia y también por su oferta gastronómica y de ocio. Fue así por las personas que estaban –y siguen- detrás: Pepe García, Paco Patón… siempre atentos a cada detalle. Una década después, el listón se mantiene tan alto como entonces y su terraza sigue siendo: LA TERRAZA. Sí, con mayúsculas y sin medias tintas.

Se encuentra en la azotea y permite, por tanto, curiosear la vida que sobrevuela los tejados de Madrid. Y maravillarse, desde las alturas, con todo lo que muestra y esconde la ciudad. Permite desconectar cuando concluyó la jornada y cae el sol. Tomar una copa entre amigos, cenar porque hoy es hoy y dejarse ver son sus mejores propuestas.

La temporada 2013 viene marcada por el sur, tiene acento andaluz. Se pueden degustar especialidades de dicha cocina y los vinos de Jerez marcan la carta de coctelería. En cualquier momento del día, no faltan ostras y caviar, bocaditos de atún rojo, croquetas de jamón con lágrimas de pimentón o tablas de quesos. Y llegada la noche, además, salmorejo con virutas de jamón ibérico, carpaccio de salmón mi-cuit con mayonesa de miso y tostadas, pizza de setas y jamón, hamburguesa de pollo con crema de curry y patatas fritas.

Cerca del Congreso, este cinco estrellas alberga, como cada hotel propiedad de Jordi Clos, impulsor de Derby Hotels, obras de arte. Y es que el empresario catalán es uno de los mayores coleccionistas privados; en su madrileño Hotel Urban, muestra arte antiguo y egipcio. Y claro, rompe estereotipos.

Localización

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Saborear

Directos al paladar. Productos tan deliciosos como difíciles de encontrar “cocinados” o embotellados, en series limitadas, bajo la vigilancia de los expertos más selectos.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.