GoXO de Dabiz Muñoz, en Barcelona y a domicilio.

El GoXO de Dabiz Muñoz llega a Barcelona con Glovo... pero, al menos por ahora, de forma efímera, solo hasta el 30 de noviembre.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

La alta cocina no es ajena a los serios problemas que afronta la restauración a cuenta de la pandemia de coronarivus, incluso a los chefs más reputados les toca reinventarse para poder seguir ofreciendo su creativa propuesta culinaria y algunos como Dabiz Muñoz lo han hecho aprovechando las bonanzas del servicio a domicilio.

Para un restaurante que no contaba con servicio Delivery ni opción de Take Away (servicio a domicilio y pasar a recoger) montarlo de la noche a la mañana no es cosa fácil, por eso Dabiz Muñoz apostó sobre seguro, se alió con Glovo de modo que él se ocupa de lo que se ha ocupado siempre, de la cocina y de la presentación y conservación del plato que ahora no se sirve en la mesa de su restaurante sino que se lo lleva un rider de Glovo hasta el domicilio de sus clientes; esta fructuosa colaboración comenzó en Madrid el pasado mes de mayo y llega ahora, aunque de forma efímera, a Barcelona.

Hasta el 30 de noviembre y solo a través de la web de Glovo los amantes de la alta cocina podrán disfrutar de las propuestas de GoXO de Dabiz Muñoz, el restaurante virtual a través del que el revoltoso chef a conseguido mantener sus cocinas abiertas; la de GoXO es una propuesta creativa y sugerente, tan de alta cocina como todo lo que hace Dabiz Muñoz y además a precios asequibles: gazpacho de tomates verdes y jalapeños, cocido Hong Kong-Madrid, tacos de costillas ahumadas, lasaña Mumbai o noodles caldoXOs son algunos de los platos que podrás descubrir ¿y de postre? el postre recomendado del GoXO es la tarta de queso de Cristina Pedroche.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Saborear

Directos al paladar. Productos tan deliciosos como difíciles de encontrar “cocinados” o embotellados, en series limitadas, bajo la vigilancia de los expertos más selectos.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.