Tucara Mate.

Una sola gota y clic-clac, en la yema de los dedos el Fond de Teint Eclat Matissime de Givenchy.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

La cara. Nuestra cara. Y su piel. Deseamos frenan los brillos, estar impecables, disimular imperfecciones, rojeces, poros dilatados, y nuestra piel responde en la mayor parte de las ocasiones justo al contrario. Por la mañana al despertar es frecuente que esté tirante, llega al medio día mixta y termina la tarde apagada o con unos destellos dignos del Paseo de la Fama.

Maquillar, purificar, ocultar sin axfisiar…El eterno debate. Llegado el momento de plantearnos el cambio de maquillaje, ¿qué pedimos?
Tener el mate bajo control, una piel sedosa, un fondo duradero que aporte resplandor eliminando el aspecto apagado pero… ¿Cómo lograrlo?

Los laboratorios Givenchy han dado con una fórmula que desafía las clasificaciones de los tipos de piel. Para tan magno descubrimiento la presentan en un packaging nómada, negro, de diseño impecable y que combina el  mate y el brillo. Una sola gota y clic-clac, se cierra para tener en la yema de los dedos el Fond de Teint Eclat Matissime.

Este fondo de maquillaje ofrece una textura untuosa, aérea, fresca al tacto y equilibra el aspecto mate aportando luz. El secreto está en las esferas de zinc que sólo actúan cuando entran en contacto con el sebo.

Además combina un cóctel de activos con efecto limpieza de la piel: jengibre para purificar y los efectos astringentes de la pimpinela y la canela para afinar los
poros, alisar el grano e ir eliminando poco a poco todas las impurezas del rostro.

Un auténtico pacto de confianza, porque, después de este gesto, y hasta dentro de 9 horas lo más que tendrás que hacer será alisarlo con los dedos para unificar la tez, absorver el sebo y eliminar los brillos.

Givenchy Cosmetics

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Presumir

Los perfumes que mejor te sientan, los tratamientos, masajes y terapias más placenteros… Una completa carta de sugerencias wellness.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.