No te quedes sin tu Calendario de Adviento de L’Occitane.

El nuevo Calendario de Adviento de L'Occitane se presenta en tres versiones, a cada cual más atractiva.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Todavía brilla el sol y las temperaturas son suaves, aún no hemos disfrutado de Halloween ni de las ricas catañas de los magostos de noviembre así que seguro que ves muy lejos la Navidad y ciertamente faltan todavía más de dos meses para celebrar la Nochebuena, no digamos ya el Año Viejo y el día de los Reyes Magos pero hay tradiciones navideñas que llegan antes de que lo haga la Navidad, no hablamos de que empieces ya mismo a comer turrón y panettone sino de los Calendarios de Adviento.

Los hay de todas las formas y colores imaginables, los hay incluso comestibles y chocolateados pero nuestros favoritos son siempre los de L’Occitane, un calendario que ofrecen en tres versiones diferentes y que suele agotarse en tiempo récord, sólo en cuestión de días.

Fue en 2014 cuando L’Occitane lanzó su primer Calendario de Adviento y desde entonces no han fallado, este año sus tres opciones de Calendario de Adviento han sido diseñadas por Eva Offredo y nos proponen tres maneras diferentes de llegar a la Navidad disfrutando de los productos L’Occitane.

El Clásico cuesta 59 euros y contiene una selección de los productos más vendidos de L’Occitane (el gel de Verbena, el aceite de ducha Almendras y el Sérum Reset entre ellos); el Premium cuesta 119 euros y es que ofrete 24 productos L’Occitane para el rostro, el cuerpo y el cabello; ambos, el Clásico y el Premium son calendarios confeccionados en cartón 100% reciclado; el más exclusivo de los tres, el Provenza Infinita, cuesta 199 euros y no es de cartón sino de algodón reciclado, su producción es muy limitada y sólo se vende a través de la web de L’Occitane.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Presumir

Los perfumes que mejor te sientan, los tratamientos, masajes y terapias más placenteros… Una completa carta de sugerencias wellness.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.