Sandra de Benito te renueva tu casa a golpe de diseño.

Sandra de Benito ha dirigido la reforma de un piso en Valdebedas que hará que quieras llamarla para que se ocupe de tu casa...

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Si eres de los que, tras semanas de confinamiento, ha llegado a la conclusión de que tiene que dar una vuelta a la casa y sus espacios, esta noticia te volverá loco porque se trata precismente de eso, de una reforma de un piso de 100 metros cuadrados, tres habitaciones, un salón-comedor, una cocina, dos baños y otras tantas terrazas que ha transformado sus espacios de forma inimaginable. Inimaginable para los comunes mortales pero no para Sandra de Benito, porque esa es precisamente su especialidad, reinventar espacios y convertirlos en la casa de tus sueños.

Lo primero que llama la atención de esta reforma es la luminosidad de los espacios, su calidez y las líneas depuradas que predominan en todas las habitaciones; para conseguir este efecto Sandra de Benito ha jugado con la luminosidad del blanco, la calidez de la madera y la armonía, una armonía que se basa esencialmente en dos hilos conductores que marcan el estilo de toda la vivienda: el suelo de madera que es igual en toda la casa y los visillos en las ventanas que son también los mismos en toda la casa.

Claro que lo que nos ha enamorado del todo es la cocina y el salón que, tras la reforma de Sandra de Benito, son una misma cosa; solemos ver esa distribución en apartamentos de lujo y la observamos con cierta envida porque el espacio que se gana al tirar el tabique que separa el salón-comedor de la cocina suele ocuparlo una isla y ese es el sueño de muchos amantes de la cocina; en este caso la isla que ha instalado Sandra de Benito donde antes había un tabique ejerce de mesa, tanto de mesa de cocina como de comedor y hasta de juegos. Además de esa isla-mesa multifuncional, se ha instalado una mesa de vidrio y madera con un toque original a rabiar ¡un columpio!.

El diseño de las habitaciones es sencillo y luminoso, se basa en los esenciales (cama, mesa-escritorio y a lo sumo un puf) y el del salón es, como poco, sorprendente porque a la limpieza de su diseño añade un gran mueble con puerta que oculta toda la tecnología que puebla hoy nuestros salones, ofrece mucho espacio de almacenamiento y además decora y da esplendor con una cálida chimenea de vapor de agua.

A todo esto hay que añadir el encanto de las dos terrazas que juntas suman unos 50 metros; han sido también cómodamente amuebladas para disfrutar de las veladas estivales al aire libre… y sin salir de casa.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Vivir

Pequeños caprichos que ponen un toque de confort en nuestra rutina. Objetos de mesa o decoración que nos hacen sonreír de puro placer estético y sin los que ya no podríamos estar.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.