6 libros con nombre de mujer.

Seis personajes femeninos fascinantes, a veces difíciles, siempre misteriosos, cautivadores. Mujeres de novela.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Apasionadas, divertidas, angustiadas, extravagantes, indómitas, luchadoras, complejas, con un carácter endemoniado o con esa firmeza callada que las hace prácticamente indoblegables. Mujeres de novela cuyas vidas y temperamentos nos han tenido en vilo página tras página.

Criticadas, diseccionadas, incomprendidas, amadas y odiadas casi en la misma medida, pero todas ellas fuera de lo común. Aunque tal vez lo verdaderamente extraordinario de estas seis mujeres sea su origen: personajes de ficción nacidos del genio creador de escritores que, de una forma o de otra, han elevado el género femenino al lugar que los convencionalismos sociales tantas veces nos han negado.

Padres literarios capaces de transmitir tanto el reflejo de una determinada época o sociedad, como de dibujar sensacionales retratos de la psique femenina en los que el deseo, la osadía y el “yo me pongo al mundo por montera” luchan a brazo partido con la culpa, los prejuicios y lo políticamente correcto.

Con permiso de los caballeros, hoy damos paso a:

  • 16

    Justine. Lawrence Durrell

    Todas las mujeres inteligentes que conozco han querido ser Justine alguna vez”, dice Tánger Soto, la controvertida cazadora de naufragios de Pérez Reverte. Y no me extraña nada que la extravagantemente deliciosa y complicada Justine de Lawrence Durrell le sirviera de inspiración. Es ésta la primera obra de una tetralogía –el Cuarteto de Alejandría– cuya acción transcurre en la exótica ciudad egipcia de los años 40, donde una mujer (Justine) busca apasionadamente la verdadera razón de su compleja existencia. Una obra tan difícil de resumir como confuso el laberinto de sentimientos en el que se mueve su protagonista. Inteligente o no, yo también he querido ser Justine más de una vez. A pesar de sus delirios, sus excesos, sus contradicciones, sus altibajos, su temperamento. O tal vez por todo ello.

  • 26

    Madame Bovary. Gustave Flaubert

    La "culpa" impuesta por una sociedad provinciana, decimonónica y cargada de prejuicios. Una sociedad que no deja de ser el espejo de las innumerables sociedades primitivas, medievales o aristocráticas anteriores o posteriores, todas ellas igualmente encorsetadas y contra la que la pobre Emma se rebela inútilmente, buscando hacer realidad sus sueños e inquietudes. Aunque los medios empleados -consumo desmedido y amoríos pasionales igualmente insatisfactorios- no eran probablemente los más adecuados para lograr su fin, el panorama al que se enfrentaba la joven dama era desde luego de lo menos estimulante: un marido aburrido hasta el infinito, una ciudad pequeña y un cerro de comadres sin ambiciones ni perspectivas… Desolador, la verdad. Así que, sin medir las consecuencias, salió por dónde pudo. Y, cómo no, la novela de Flaubert provocó el escándalo entre la burguesía francesa de la época.

  • 36

    Una mujer difícil. John Irving

    Las historias de John Irving nunca son fáciles. Ni sus personajes. Pero cuando entra en escena la atractiva Ruth Cole el mundo se pone patas arriba. Una infancia complicada, una madre inestable y un padre con quien mantiene una relación amor-odio marcada la rivalidad. Los ingredientes perfectos para forjar una personalidad difícil; un carácter fuerte y provocador que la extraordinaria capacidad de John Irving para crear personajes inolvidables convierte en la cautivadora Ruth Cole, la protagonista de una tórrida historia en la que tampoco hay que perder de vista a la inquietante Marion, la madre que reaparece cundo menos la esperamos.

  • 46

    Anna Karénina. Lev N. Tolstói.

    ... y la obra de Tolstoi una crítica feroz contra los entresijos, corruptelas y prejuicios de la aristocracia rusa. ¿El argumento? Ya lo conocéis. Pero en honor a despistados o desmemoriados, resumo: Anna, dama de la alta sociedad rusa casada con Karenin se enamora perdidamente del conde Vronsky. Así nace la historia de un adulterio consumado que adquiere cada vez tintes más dramáticos y cuyo final, abocado al abismo, es el fruto de los prejuicios de esa sociedad hipócrita que el escritor ruso refleja con extraordinaria maestría.

  • 56

    Malena es un nombre de tango. Almudena Grandes

    Malena sólo tiene 12 años cuando recibe de manos de su abuelo un misterioso regalo, una esmeralda antigua, sin tallar, el último tesoro que conserva la familia y que un día le salvará la vida. Y así, en el mundo aparentemente ejemplar de la “perfecta” familia burguesa del Madrid de los 80, Malena comienza a buscar un hueco para esa forma de ser tan suya, tan pasional, tan diferente a todo lo que se espera de ella. Y así empieza a descubrir el “laberinto de secretos que late bajo la apacible piel de su familia”.

  • 66

    La mujer justa. Sandor Marai

    Una misma historia, un amor secreto, un amor perdido, una cinta morada, venganza y resentimiento. Tres voces, tres monólogos, tres sensibilidades, tres puntos de vista diferentes sobre el amor, las relaciones, el matrimonio, los celos, la infidelidad, los sentimientos. Dos mujeres, esta vez. Ninguna de ellas sencilla, aunque tampoco extremadamente conflictivas. Y un hombre. Como en medio de todo. Marika, Péter y Judit. Y Budapest como escenario. Una obra maestra acerca del conocimiento de las emociones humanas del que Sándor Márai nos ha regalado infinitos ejemplos en muchas ocasiones, además de un intenso retrato de la Europa de entreguerras.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Ver

La cita cultural del momento en forma de publicación, muestra, subasta, feria, exposición… Un espacio que da cabida a todos los formatos.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.