Vídeos

cerrar

The Lady in the Van. Ponga una Maggie Smith en su vida.

Es la típica película de viejo gruñón con buen corazón, pero es que Maggie Smith lo borda.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Elegir los vecinos es una tarea complicada. Y más si uno de ellos es la señorita Shepherd (Maggie Smith), una extraña mujer que de buenas a primeras aparca su furgoneta en la acera donde está la entrada de la casa del escritor Alan Bennett (Alex Jennings). El caso es que lo que comenzó como un acto de caridad que debía durar lo justo terminó convirtiéndose en una relación de amor odio que se alargó durante 15 años, que el propio Bennett se encargó de plasmar en una serie de escritos que concluyeron en una adaptación teatral que ahora desemboca en película, con guión a cargo del mismo Bennett, y rodada en la calle y la casa que fueron su escenario original.

Si, The Lady in the Van es otra de viejo gruñón con un corazón que no le cabe en el pecho aunque alguna carencia afectiva le impida mostrarlo. Y otra de actor de calidad contrastada para interpretarlo, en este caso, una espléndida Maggie Smith. Pero como se suele decir, en el pecado está la penitencia, y la película se deja ver a hombros de la actuación de la actriz y de los suaves dilemas que plantea esa extraña relación que está basada en la experiencia real de Bennett.

Sabemos a lo que vamos al entrar a ver The Lady in the Van. Buenas interpretaciones, sonrisas y ternura. Por lo menos, no nos decepcionará.

Título original: The Lady in the Van
Año: 2015
Duración: 104 min.
País: Reino Unido
Director: Nicholas Hytner
Guión: Alan Bennett
Música: George Fenton
Fotografía: Andrew Dunn
Reparto: Maggie Smith, Alex Jennings, Jim Broadbent, Dominic Cooper, James Corden, Frances de la Tour, Samuel Anderson, Gwen Taylor, Rosalind Knight, George Taylor

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Ver

La cita cultural del momento en forma de publicación, muestra, subasta, feria, exposición… Un espacio que da cabida a todos los formatos.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.