10 películas clásicas de terror que ya no dan tanto miedo (o sí) para ver en Halloween.

Diez películas clásicas de terror, de las que atemorizaban a nuestros abuelos, que merece la pena recuperar y disfrutar este Halloween.

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

El miedo es algo personal que va directo a alguna o a varias de nuestras debilidades, de nuestros temores más profundos. Y el séptimo arte, que tiene esa cosa especial capaz de arrancarnos una emoción, para bien o para mal, con el terror nos ha proporcionado muchos malos momentos. O muy buenos. Porque las películas de miedo, las de terror, son otra historia. Con ellas casi todos perdemos los papeles, al menos en algún momento, y acabamos en medio del metraje viviendo en primera persona lo peor de nuestras pesadillas. Las películas clásicas de terror lo hacían en su día y hoy se ha sofisticado tanto el terror que algunas resultan hasta encantadoras por la ingenuidad, no digamos por los efectos especiales, siempre ingeniosos.

Y es que, como en todo, el cine de terror ha sabido adaptarse a los tiempos y al modo en que sintetizamos las experiencias, a cómo gestionamos lo desconocido y nuestros propios miedos. Incluso despertando temores que no sabíamos que teníamos. Cuando vimos Poltergeist por primera vez la mitad de la sala lo hizo con los ojos medio cerrados y hundidos en el asiento. Cuando llegó la serie Saw la experiencia ya pasó a otro nivel. Hoy formas de aterrorizarnos hay muchas, cada vez más y cada vez necesariamente más sofisticadas.

Pero el cine clásico nos guarda aquella emoción del terror a otro ritmo. De hecho ya no es ni terror, no al menos como lo comprendemos ahora. Entre los grandes éxitos de las películas clásicas de miedo encontramos tensión en los claroscuros, y tensión en el ritmo, la trama, los personajes. Así que las volvemos a ver con candor y hasta con una sonrisa por la ingenuidad candorosa con la que se manejan sus personajes. Y ya no dan tanto miedo, o sí, depende de si te pilla a oscuras y solo en casa que puede que sí.

En todo caso, arte en compañía, grandes actores del cine de terror como Bela Lugosi o Boris Carloff, unos amigos y hasta te pueden sacar una sonrisa. Aquí tienes cinco, aunque hay muchas más, claro, de las películas clásicas de terror que te va a encantar volver a ver la noche de Halloween y de las que seguro vas a poder disfrutar sin muchos sobresaltos. O no.

Nosferatu, una sinfonía del horror / 1922 1 / 10

Nosferatu, una sinfonía del horror / 1922

Inspirada en la historia de Drácula de Bram Stoker, la verdad es que es de esas películas que a uno le ponen al menos los pelos de punta. La culpa la tiene la siniestra figura del Conde Orlok interpretado por el ya siniestro de por si Max Schreck. Muda de quedarse mudo.

El jorobado de Notre Dame / 1923 2 / 10

El jorobado de Notre Dame / 1923

Víctor Hugo publicó Notre-Dame de Paris h en 1831. La historia de amor y terror de Quasimodo que también inspiraría al cine. Y es curioso como una deformidad congénita puede despertar el miedo de cualquiera. Y eso que Quasimodo resulta entrañable. Más si lo trata Disney. En la de 1923 lo interpretaba Lon Chaney, que sabía poner cara de meter miedo como pocos.

El fantasma de la Opera / 1925 3 / 10

El fantasma de la Opera / 1925

Basada en el libro de Gastón Leroux de 1919, al estreno de la película en 1925 todavía se consideraba hasta cierta la historia de El Fantasma de la Ópera. Algo que el mismo Leroux alentó apoyándose en las supersticiones de los trabajadores del Ópera de París, Garnier. Para nosotros no es más que una historia que conocemos de sobra, pero la verdad es que no nos hemos parado a pensar en los detalles. La verdad es que existe el lago en la quinta planta inferior de la Opera, que está llena de pasadizos, que Cristine existió, que la gran lámpara del techo es verdad que se cayó durante una actuación pocos años antes…

Frankenstein / 1931 4 / 10

Frankenstein / 1931

El clásico gótico de la escritora Mary Shelly ha visto la gran pantalla en varias ocasiones. Esta es una de esas grandes, quizás por estar por delante de todas. O quizás por que Boris Karloff siempre supo cómo darnos miedo, incluso con un personaje como Frankenstein al que todos acabamos cogiéndole cariño.

Drácula / 1931 5 / 10

Drácula / 1931

Drácula contaba con los beneplácitos (y los derechos) de la mujer de Bram Stoker, así que el mimo Bela Lugosi pudo intepretar para la posteridad un Drácula que impone respeto y hasta cierto miedito. Lo que de verdad da miedo de Drácula, de siempre, es que si te muerde un vampiro y te conviertes en un no muerto… te espera una eternidad de ver desaparecer a toda tu gente querida. Y tú, con cara de Lugosi.

La momia / 1932 6 / 10

La momia / 1932

Una historia de amor que tiene más de terror. Esa momia que vuelve a la vida por un descuido, con cara de Boris Karloff. Esa momia que siglos después sigue enamorado de su amada y se convence de que la bella Helen Grosvenor es ella, Akh-es-en-amons y venga empeñado en momificarla para vivir juntos el resto de la eternidad, da miedo. A mi por lo menos.

White Zombie (La legión de los hombres sin alma) / 1932 7 / 10

White Zombie (La legión de los hombres sin alma) / 1932

¡La primera película de zombies! Esta es un clásico que no todo el mundo conoce, pero que si te has tragado Nación Z, The Walking Dead, 28 días después, Guerra Mundial Z y tantas otras, esta te resultará hasta graciosa. Pero lo mejor es que la película está basada en la obra de teatro “Zombie” de Kenneth Webb que no tuvo apenas éxito. Eso sí, White Zombie triunfó entre el publico. Desde entonces los zombies nos rodean. Al menos en la pantalla.

El hombre invisible / 1933 8 / 10

El hombre invisible / 1933

Todos hemos fantaseado alguna vez con las posibilidades que tendríamos de hacer esto o lo otro si fuéramos invisibles. Y eso es lo terrorífico, para los demás. H.G. Wells nos llevó con su novela a verlo de otro modo: ¿y si no vieras al otro y este no estuviera bien de la cabeza?. La cuestión es que da miedo, pero es un miedo que no tiene nada que ver con el terror. O sí. No sé. El caso es que Claude Rains lo borda… cuando no se le ve.

La novia de Frankenstein / 1935 9 / 10

La novia de Frankenstein / 1935

La secuela de Frankestein -que para qué desaprovechar un éxito- empieza donde acabó la anterior, pero la cuenta la misma Mary Shelley. Boris Karloff repite, por supuesto, y un montón de aldeanos dispuestos a darle caza al monstruo. Con lo tierno que es. En esta, como en la primera, a mi los que me dan miedo son los aldeanos. En todo caso, como no hay dos sin una, una detrás de la otra.

Dr. Jekyll y Mr Hyde (El hombre y el monstruo) / 1941 10 / 10

Dr. Jekyll y Mr Hyde (El hombre y el monstruo) / 1941

Basada en el libro de Robert Louis Stevenson, el trastorno disociativo de la personalidad se trata como una mutación también física tras la que uno puede cometer las atrocidades que quiera (o pueda) librándose de todo al volver a la otra personalidad. La verdad es que el personaje de Hyde parece sacado del museo de Ciencias Naturales, como un primigenio homínido. Había que convertir de algún modo a Fredric March del galán que era a un monstruo. Sigue dando miedito. En diminutivo.

NULL
  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Moda de Interior

No corta el mar sino vuela

Ver

La cita cultural del momento en forma de publicación, muestra, subasta, feria, exposición… Un espacio que da cabida a todos los formatos.

Meta información

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.