Podría ser peor: Media docena de desastrosos presidentes norteamericanos en el cine

Quien no se consuela es porque no quiere, o como ver media docena de películas con presidentes norteamericanos peores de lo que será Trump. O no.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Para bien o para mal, y eso tan solo lo sabremos con el tiempo, por muchos tertulianos que opinen sobre el tema, Donald Trump va a ser investido como el cuadragésimo quinto presidente de los Estados Unidos de América. Y es que si nos fiamos de los comentarios y reacciones surgidas en el mundo entero a tenor del resultado de las elecciones que le han dado como ganador, nuestra sociedad está más cerca del desastre que nunca, mucho más cerca. Así que no queda más que encomendarnos al destino y aguantar el apocalipsis. O también podemos consolarnos echando un vistazo a algunos de los presidentes de Estados Unidos que nos ha dado el cine, y consolarnos (el que lo necesite) con los desastres y desmanes de media docena de presidentes que, haga lo que haga el señor Trump, nos permita decir aquello de siempre podría haber sido peor.

Abraham Lincoln (Abraham Lincoln: Cazador de vampiros, de Timur Bekmambetov, 2012) 1 / 6

Abraham Lincoln (Abraham Lincoln: Cazador de vampiros, de Timur Bekmambetov, 2012)

Quien nos iba a decir que el bueno de Abraham Lincoln, tan ecuánime, serio, alto y defensor de los derechos humanos, nos iba a salir una mezcla de Van Helsing y Paul Bunyan cazador de vampiros por esas tierras de Estados Unidos. Lo mismo te liberaba a toda una raza de la esclavitud que te cortaba las cabezas de una decena de criaturas de la noche. Apañado el chico.

James Dale (Mars attacks, de Tim Burton, 1996) 2 / 6

James Dale (Mars attacks, de Tim Burton, 1996)

Toda una muestra de lo malo que pudiera tener no ya un presidente de cualquier nación, si no un simple ser humano. Con mandatarios así, hasta los extraterrestres parecen buenos. Digno oponente de los marcianos más marcianos que han invadido la tierra en la pantalla. Inigualable Jack.

Mays Gilliam (De Incompetente a presidente, de Chris Rock, 2003) 3 / 6

Mays Gilliam (De Incompetente a presidente, de Chris Rock, 2003)

Si Donald Trump se hubiera acordado de esta película y conocido su título en castellano, le hubiera dado para llenar al menos la mitad de su campaña electoral. Claro que es posible que a Hillary le hubiera pasado lo mismo. Da igual, porque tanto en la vida real como en la película, nadie esperaba el desenlace final.

Bill Mitchell (Dave, presidente por un día, de Ivan Reitman, 1993) 4 / 6

Bill Mitchell (Dave, presidente por un día, de Ivan Reitman, 1993)

El Dave del título llega a presidente por la pura casualidad de ser un doble perfecto del inquilino de la Casa Blanca, incapacitado por un repentino ataque tras una juerga que es mejor ocultar a la opinión pública. Como sería el titular que el que sale del banquillo termina por ser la elección perfecta. Lo mismo hay gente del FBI buscando desesperadamente un gemelo de Trump, por si las moscas…

Richard Nixon (Elvis & Nixon, de Liza Johnson, 2016) 5 / 6

Richard Nixon (Elvis & Nixon, de Liza Johnson, 2016)

Dejando a un lado la minucia del Watergate, que ya hubiera hecho de él un elemento indispensable de esta lista, la presidencia de Nixon tuvo otro momentazo imborrable: la visita de Elvis Presley a la Casa Blanca. Es posible que nada ocurriese como lo cuentan aquí, si no que fuera peor todavía…

George W. Bush (W., de Oliver Stone, 2008) 6 / 6

George W. Bush (W., de Oliver Stone, 2008)

No hay mal que por bien no venga. Lo bueno de tener presidentes desastrosos es que luego te da para hacer películas poniéndoles a parir. A lo mejor Oliver Stone ya está con el guión para una sobre Trump, ya que le tiene pillado el gusto a eso de dirigir películas sobre presidentes, después de Kennedy, Nixon y el susodicho.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Ver

La cita cultural del momento en forma de publicación, muestra, subasta, feria, exposición… Un espacio que da cabida a todos los formatos.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.