Vídeos

cerrar

Habas.

Y para habas, las que se gastan en la familia de India Stoker...

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

En todas partes cuecen habas, dicen por ahí. Y esa es mayor verdad si cabe si especificamos que en toda familia las cocinan. Desde los consabidos cuñados a las tradicionales suegras, pasando por tíos segundos o de América, el que más y el que menos se puede tirar un buen rato contando tristezas y trapos sucios del círculo familiar que le ha tocado en suerte. Incluso algunos poniéndose en el muy alegre papel de oveja negra.

Y para habas, las que se gastan en la familia de India Stoker, una adolescente que sufre la muerte de su padre y con ello la llegada a su vida de su enigmático y aparentemente encantador tío Charlie, con el que comenzará una no menos extraña relación. Añadiendo al guiso a su no muy equilibrada madre, Evelýn, las habas que se cuecen en la familia Stoker, apellido que da título a la película que nos cuenta la receta, resultan del todo menos sosas.

Mia Wasikowska es India, Matthew Goode es el tío y Nicole Kidman es Evelyn en el debut en el cine norteamericano del director coreano Park Chan-wook, a los que muchos empiezan a considerar el nuevo Hitchcok, adjetivación que empieza a estar pelín usada, considerando que llevan 30 años intentando que alguno de verdad le llegue a los zapatos al obeso inglés. Pero si que nos vale para hacernos una idea del tipo de película a la que nos enfrentamos, donde nada es lo que parece y todo debe parecernos importante, sólo para que al final se nos quede cara de «esto no me lo esperaba».

Con tantas habas en la película, mejor cenar ligerito antes de entrar y no abusar de palomitas, no sea que al final la peculiar familia Stoker nos amargue la noche, que promete estupenda velada de esas de después de una buena película de suspense.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Ver

La cita cultural del momento en forma de publicación, muestra, subasta, feria, exposición… Un espacio que da cabida a todos los formatos.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.