Vídeos

cerrar

A primera vista.

El primer amor suele ser a primera vista, salvo cuando no puedes verlo...

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Leonardo (Ghilherme Lobo) es un adolescente de São Paulo con las mismas aspiraciones y sueños que los demás chicos de su edad, salvo por algo que le hace especial: su ceguera. La que más le ayuda es Giovana (Tess Amorim), su mejor amiga, que le sirve como apoyo para ir consiguiendo más independencia. Un día conoce a un nuevo compañero de clase, Gabriel (Fabio Audi), con el que enseguida conecta, haciéndose grandes amigos. Cuando su relación evoluciona hacia el amor, surgirán las dudas y el mundo de Leonardo cambiará por completo.

Nada más ni nada menos que 44 galardones internacionales atesora A primera vista, el primer largometraje del director brasileño Daniel Ribeiro. La cifra nos da una idea de hasta que punto la película ha conquistado el corazón de la crítica y del público, con esa mirada a la adolescencia, donde temas como la homosexualidad o la ceguera son tratados sin dramatismo ninguno y sin tirar del morbo facilón que podría suponer su mera presencia en la narración. A primera vista es una película amable, romántica, optimista, hecha para contar la amistad y el amor entre unos personajes que tienen tantas dudas como ganas de vivir para resolverlas.

Película honrada y sencilla, agradará a los optimistas y a los que gustan de mirar la adolescencia con el filtro de los buenos recuerdos.

 

Título original: Hoje eu quero voltar sozinho (The Way He Looks)
Año: 2014
Duración: 97 min.
País: Brasil
Director: Daniel Ribeiro
Guión: Daniel Ribeiro
Fotografía: Pierre de Kerchove
Reparto: Ghilherme Lobo, Fabio Audi, Tess Amorim, Selma Egrei, Eucir de Souza, Naruna Costa, Júlio Machado, Isabela Guasco, Lúcia Romano, Victor Filgueiras

 

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Ver

La cita cultural del momento en forma de publicación, muestra, subasta, feria, exposición… Un espacio que da cabida a todos los formatos.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.