Vídeos

cerrar

Bright Eyes. Art Garfunkel. Vídeo, letra e información.

La voz más modosita del pop, Art Garfunkel, cumple años.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Toda su vida, desde que vino al mundo en Queens, Nueva York, el 5 de noviembre de 1941, Art Garfunkel ha sido un cantante impecable. Tiene, o por lo menos ha tenido, una de las voces más claras, limpias y nítidas del… ¿pop? ¿folk? ¿soft rock?. En solitario y especialmente al lado de su socio y durante muchos años amigo, Paul Simon, ha mostrado unas cualidades vocales intachables y una imagen tan pura como sosa. Porque cantar siempre ha cantado bien, pero soso… ¡mira que ha sido soso toda su vida!

Descendiente por parte de padre de judíos rumanos emigrados a Estados Unidos, a Arthur Ira Garfunkel, Art para los amigos y conocidos y para el resto de la humanidad, siempre le gustó cantar, tanto que su padre le compró una pequeña grabadora -por aquel entonces de cinta abierta, ni siquiera de casete- para que el niño se entretuviese cantando y grabando y volviendo a cantar. Tenía ganas y habilidad y ya con trece años incluso se marcó una actuación para toda la familia. Pero el gran cambio se produjo cuando conoció en el colegio a un compañero llamado Paul Simon. Juntos, entre 1956 y 1962, formaron un dúo al estilo The Everly Brothers llamado Tom & Jerry e incluso grabaron un single con la canción “Hey, Schoolgirl”. Por cierto, Art era Tom y le gustaba hacerse llamar Tom Graph.

El nombre del gato y el ratón para unos universitarios quedaba un poco ridículo, así que en 1963 lo cambiaron por el de Simon And Garfunkel y un año más tarde grabaron para CBS su primer álbum “Wednesday Morning, 3 A.M.”, en el que, junto a varios temas tradicionales y una versión de Bob Dylan, había cuatro canciones firmadas por Paul Simon, entre ellas “The Sound Of Silence”. El disco, anunciado como “el excitante nuevo sonido del folk tradicional”, pasó bastante desapercibido y los chicos se desmoralizaron hasta el punto de que Paul se marchó a Inglaterra y Art volvió a la universidad (siempre fue muy estudioso, aplicado con las matemáticas y muy formal). Sin embargo, un productor avispado, Tom Wilson, tomó el master de “los sonidos del silencio”, le añadió una instrumentación eléctrica y reeditó la pieza como sencillo. Fue Número Uno y el principio del éxito para uno de los dúos más famosos y, con el paso de los años, más influyentes de todos los tiempos. Paul escribía grandísimas canciones que ambos cantaban como los mismísimos ángeles y que hoy en día, 45 años después, siguen manteniendo intactas todas sus virtudes.

Diferencias personales e intereses personales distintos terminaron con el dúo en 1970 y cada uno siguió su camino en solitario. Simon, cuyo talento como compositor está fuera de toda duda, consiguió un enorme éxito y un gran reconocimiento como el gran músico que es. Art, sólo una magnífica voz (lo que no es poco), siguió una carrera en la que fueron destacando algunas canciones, versiones y canciones ajenas, en álbumes bastante flojitos. Además, en 1979, el suicidio de su novia le dejó muy tocado y cayó en una larga depresión. Aunque a mediados de los 80 hizo un intento de vuelta a la música, incluso se reunió con su viejo amigo Paul Simon para un concierto en Central Park, la muerte de su padre le volvió a hundir en el desánimo. Y así ha sido su vida desde entonces. Idas, venidas, canciones sueltas, apariciones, desapariciones… imposible mantener una carrera musical. Tiene mucho de un personaje de Woody Allen: depresivo, inseguro, amante de la poesía y de los libros, actor de cine y de teatro, intelectual, con una vida amorosa compleja e inconstante… afortunado y desafortunado. Muy neoyorquino.

Art Garfunkel grabó “Bright Eyes” en 1978 para la película de dibujos animados “Watership Down”, estrenada en España con el título de “Orejas Largas”. Una tortuosa, violenta y dramática visión del mundo, de la sociedad y del comportamiento humano a través de unos conejos. Una historia bastante retorcida en la que aparecía como tema principal esta canción, que sonaba dulce y moña (muy en la línea de Garfunkel). Una pieza compuesta por el músico y productor británico Mike Batt y que hablaba de la muerte y la transición del espíritu. Editada como single, esta canción tuvo un enorme éxito en el Reino Unido, en donde fue Número 1 durante seis semanas, vendió más de un millón de copias y fue el simple más vendido en 1979. Sin embargo, en Estados Unidos apenas tuvo repercusión.

 

Is it a kind of a dream
Floating out on the tide
Following the river of death downstream
Oh, is it a dream?

There’s a fog along the horizon
A strange glow in the sky
And nobody seems to know where it goes
And what does it mean?
Oh, is it a dream?

Bright eyes, burning like fire
Bright eyes, how can you close and fail?
How can the light that burned so brightly
Suddenly burn so pale?
Bright eyes

Is it a kind of a shadow
Reaching into the night
Wandering over the hills unseen
Or, is it a dream?

There’s a high wind in the trees
A cold sound in the air
And nobody ever knows when you go
And where do you start?
Oh, into the dark

Bright eyes, burning like fire
Bright eyes, how can you close and fail?
How can the light that burned so brightly
Suddenly burn so pale?
Bright eyes

Bright eyes, burning like fire
Bright eyes, how can you close and fail?
How can the light that burned so brightly
Suddenly burn so pale?
Bright eyes.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

The Music

Buenas canciones que te sacudan la monotonía. Algunas ya las habrás oído, otras serán nuevas. Ójala que con todas toquemos tu corazón.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.