Washington Irving, escritor romántico. Biografía, citas, frases.

Washington Irving, autor de La Leyenda de Sleepy Hollow, que nos recuerda las leyendas de Bécquer, el gran romántico español, nació en Nueva York, el 3 de abril de 1783.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Washintong Iriving, que debe su nombre a la admiración que sentían sus padres por George Washintong -primer presidente de EE.UU.-, demostró su amor por la literatura desde niño, en su infancia devoraba cuentos y novelas; cuando llegó el momento de iniciar estudios universitarios, traicionó su vocación y estudió derecho pero apenas ejerció un breve tiempo porque su verdadera pasión lo llamaba con voz clara. Tras su experiencia laboral en un par de despachos de abogados, viajó a Europa -incluyendo España en su ruta- y, a su regreso, fundó una empresa comercial con sus hermanos. Corrían los primeros años del S.XIX e Irving ya escribía en periódicos y trabajaba en las que serían sus primeras obras.

Su vida personal se truncó duramente cuando falleció su prometida, una inmensa tristeza de apoderó de él, nunca llegó a recuperarse del todo, de hecho, permaneció soltero durante toda su vida aunque sí vivió algún nuevo romance que no pasaría de ser un affaire.

Regresó a Europa, en principio a la oficina de la empresa que fundara con su hermano y, cuando ésta quebró, se dedicó a la literatura a tiempo completo; vivió en Londres y en París, también en Madrid; lo cierto es que Irving acabó convirtiéndose en un reputado hispanista a cuenta de sus estancias en España como diplomático, llegó a ser el embajador americano en Madrid, estudió en El Escorial y se convirtió en una amante de la literatura en lengua castellana.

Regresó a su país natal y allí se despidió del mundo bajo el manto de un notable reconocimiento público; yace enterrado en el cementerio de Sleepy Follow, escenario de una de sus más célebres leyendas.

Sus Citas y Frases célebres

  • Las grandes mentes tienen propósitos, otras tienen deseos.
    1 / 6

    “Las grandes mentes tienen propósitos, otras tienen deseos.”

    Great minds have purposes; others have wishes.

  • El amor nunca está perdido. Si no es recíproco, fluirá de vuelta y suavizará y purificará el corazón.
    2 / 6

    “El amor nunca está perdido. Si no es recíproco, fluirá de vuelta y suavizará y purificará el corazón.”

    Love is never lost. If not reciprocated, it will flow back and soften and purify the heart.

  • Algunas mentes parecen casi crearse a sí mismas, resurgiendo ante toda desventaja y trabajando su solitario e irresistible camino a través de mil obstáculos.
    3 / 6

    “Algunas mentes parecen casi crearse a sí mismas, resurgiendo ante toda desventaja y trabajando su solitario e irresistible camino a través de mil obstáculos.”

    Some minds seem almost to create themselves, springing up under every disadvantage and working their solitary but irresistible way through a thousand obstacles.

  • Hay algo sagrado en las lágrimas. No son marca de debilidad sino de poder. Hablan con mayor elocuencia que mil lenguas.
    4 / 6

    “Hay algo sagrado en las lágrimas. No son marca de debilidad sino de poder. Hablan con mayor elocuencia que mil lenguas.”

    There is a sacredness in tears. They are not the mark of weakness, but of power. They speak more eloquently than ten thousand tongues.

  • Una de las más grandes y sencillas herramientas para aprender más y crecer es hacer más.
    5 / 6

    “Una de las más grandes y sencillas herramientas para aprender más y crecer es hacer más.”

    One of the greatest and simplest tools for learning more and growing is doing more.

  • La edad es una cuestión de sentimiento, no de años.
    6 / 6

    “La edad es una cuestión de sentimiento, no de años.”

    Age is a matter of feeling, not of years.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Society

El mundo está lleno de gente interesante, de gente que aporta, que crea, que sabe… la gente que construye en sociedad, la gente que admiramos, en la que creemos, es ésta.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.