Villa Capri, los aromas y sabores de la Costa Amalfitana en Madrid.

Villa Capri es, tras Bel Mondo, el segundo restaurante del grupo Big Mamma en España y en Madrid.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Hace aproximadamente un año hablábamos del desembarco en España del grupo gastronómico francés Big Mamma con su primer restaurante en nuestro país, el madrileño Bel Mondo; pues bien, ahora nos toca hablar del segundo restaurante de este grupo que acaba de abrir sus espacios también en Madrid, se trata de Villa Capri, el mejor modo de comerte la costa Amalfitana sin salir de la capital.

Cuando entres en Villa Capri sentirás que estás en la mismísima costa Amalfitana gracias su evocador interiorismo, un magnífico trabajo del estudio de diseño interno de Big Mamma ubicado en Londres, Studio Kiki.

Cuatro son los espacios que podrás disfrutar en Villa Capri: una terraza rodeada de flores rosas; una sala, El Mar, decorada en azul cuyo techo está cubierto de espejos que simulan las olas y decorados con dos grandes sirenas; una tercera sala, La Orilla, decorada en tonos amarillos con un interiorismo que evoca el de un barco clásico; y La Tierra, que es la zona en la que está la cocina abierta, se deocra con mucha vegetación natural.

¿Y en cuanto al menú? Prepárate a disfrutar de una carta ligera y fresca llena de auténticas recetas italianas elegidas por el chef Nocholas Amici, además buena parte de sus ingredientes vienen de Italia; ¿sugerencias? Bottoni alla Parmiggiana (pasta fresca rellena de berenjena con tomate) o F*uck me I’m famous (ravioli relleno de salsa carbonara con crujiente guanciale de la Toscana); ¿postre? unos dolci del pastelero Daniele Tasso: Mi limón, limonero o el clásico tiramisú.

Culmina tu menú con un cóctel de Gianmarco Candido.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Saborear

Directos al paladar. Productos tan deliciosos como difíciles de encontrar “cocinados” o embotellados, en series limitadas, bajo la vigilancia de los expertos más selectos.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.