Vídeos

cerrar

¡Una taza de bigote!

Las tazas con bigote del artista y diseñador Peter Ibruegger han conquistado a los amantes del té y el café de todo el mundo.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

El de Dalí o el de Chaplin, el de Tom Selleck o el de Mario Bross… ¿Te seduce más un poblado mostacho a lo Mustafá o tal vez prefieres algo más sibilino, tipo Fumanchú? Si lo tuyo es el bigote, estás de suerte porque sea cual sea tu favorito dejarse bigote está de moda. Sí, chicas. ¡Nosotras también!

No. No os echéis las manos a la cabeza. Más bien a las tazas. A las tazas más descaradas, extravagantes y encantadoras que os podéis imaginar. Nacidas en en Londres en 2009 gracias a la inspiración artística de Peter Ibruegger, su éxito fue inmediato y pronto comenzaron a ser noticia en las revistas de moda y estilo de vida más prestigiosas del mundo, tanto por los originales y estrafalarios diseños de su creador como por la calidad de la porcelana empleada en su fabricación.

Cada una de ellas incorpora dos diseños –uno en cada lado– inspirados en los bigotes más famosos de la historia; así podrás elegir tomarte un café con pinta de Maurice y al rato un té al más puro estilo Poirot. Como las tazas se venden individualmente puedes hacerte con varios de sus diferentes modelos, además de todo un repertorio de complementos como azucareros en forma de bombín o platillos a juego.

¿Que no te atreves con el bigote? No te preocupes, también puedes engancharte a otro gran clásico británico: la pajarita.

Puedes encontrarlas en Achica.

+

Características:
Dimensiones: 8.5 cm alto x 7.5 cm de diámetro.
Capacidad: 300 ml. Material: porcelana fina. Fabricada en Stoke on Trent, Inglaterra.
Se pueden meter en el lavavajillas.

Más información Peter Ibruegger

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Saborear

Directos al paladar. Productos tan deliciosos como difíciles de encontrar “cocinados” o embotellados, en series limitadas, bajo la vigilancia de los expertos más selectos.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.