header

La oscura Blackline.

La última Harley es un moto negra como el asfalto a medianoche que diría un motero. Sobria y elegante, sorprende por su minimalismo.

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

La descripción que Harley-Davidson hace de su Blackline es “grande, rebajada y sin estridencias”. Y esto ¿qué significa? Pues parece ser que, pese a su descomunal tamaño (2,41 metros) y a su fabulosa facha, es una moto absolutamente minimalista, sin más accesorios que los estrictamente necesarios.

De hecho, lo más excéntrico o llamativo en ella, parece ser su depósito de combustible que lleva el tapón a la derecha y que esconde el mecanismo de la bomba de gasolina en un panel en la parte central. Única concesión que se ha hecho a una máquina cuyas llantas tintadas en negro homenajean la filosofía de su nombre.

La Blackline (a partir de 17.990) es sobria y elegante, pero nadie le quitará el placer de adoptar, al montarla, esa pose típicamente transgresora de motero de Harley y que se usó por vez primera en >las bobber de los años sesenta.

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Rodar

… y deslizarse, volar, navegar. Y el casco más buscado, la bicicleta de look retro, el coche customizado por la firma de moda, el patín sólo apto para ejecutivos… Creaciones que transportan nuestros sueños.

Meta información

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.