No sólo es un Porsche 911 único, también es un tributo a Steve McQueen.

Se subasta en París un Porsche 911 R de colección con el que su propietario homenajeaba a Steve McQueen.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Cuando Porsche eliminó de sus nuevos 911 GT3 y GT 3 RS el cambio manual de seis velocidades característico hasta ese momento de ese modelo, sustituyéndolo por el cambio de doble embrague PDK, provocó algunos gritos al cielo de sus clientes más aferrados a la tradición, a los que no les interesaba tanto la aclamada eficiencia de la nueva transmisión como la sensación de conducción que les ofrecía la clásica de seis velocidades de los 911. A raíz de esas quejas, y teniendo en cuenta que el nombre de Porsche no se ha construido en base tener clientes descontentos, la marca alemana se sacó de la manga una exclusiva serie limitada de 991 coches que combinaban el motor de 6 cilindros y 4.0 litros del GT3 RS con la transmisión manual tradicional de seis velocidades. Su denominación: Porsche 911 R.

El Porsche 911 R fue presentado en el Salón de Ginebra de este año y sus 500 CV a 8.250 rpm y 460 Nm de par a 6.250 rpm le disparaban de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos para terminar alcanzando una velocidad máxima de 323 km/h. A pesar de estas cifras, la verdadera vocación del 911 R no es tanto conseguir las mejores prestaciones si no las mejores sensaciones de cada uno de sus 991 afortunados propietarios.

No sabemos el nombre del que hacía el número 967 de esa exclusiva lista, pero si su lugar de residencia, Francia. Y lo que también sabemos es que a su pasión por los Porsche une una rendida admiración hacía el actor Steve McQueen, a su vez un fanático de la velocidad y propietario en su época de varios modelos de la marca de Sttutgart. El Porsche 911 R que saldrá a subasta en próximas fechas en París luce un distintivo color gris pizarra muy del gusto del actor, y tiene en una de sus puertas una placa en la que se puede leer una frase que explica bien a las claras lo le movía: «La vida es una carrera. Cualquier cosa que pase antes o después es sólo esperar». El resto de elementos personalizados del número 967 de los 991 Porsche 911 R le hace exclusivo dentro de lo exclusivo, algo único, que además conseguirá al ser subastado ayudar a la investigación sobre el cáncer infantil donando el 25% de la venta al Instituto Gustave Roussy de Villejuif, al sur de París. Steve McQueen debe de estar sonriendo por esas carreteras reviradas de allá arriba.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Rodar

Rodar… y deslizarse, volar, navegar. Y el casco más buscado, la bicicleta de look retro, el coche customizado por la firma de moda, el patín sólo apto para ejecutivos… Creaciones que transportan nuestros sueños.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.