Lamborghini Sián: el primer Lambo superdeportivo e híbrido.

El Sián no es sólo el primer superdeportivo híbrido de Lamborghini, también su coche más potente hasta la fecha.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Lo primero que debes saber del Lamborghini Sián es que se trata de un superdeportivo para verlo y soñarlo porque sólo se fabricarán 63 unidades (un número no elegido al azar sino al calor de la historia de esta mítica firma automovilísitica, 1963 fue el año de su fundación) y ya están todas vendidas ¿a qué precio? Lamborghini no lo ha confirmado pero en los mentideros del mundo automovilísitico se habla de que sus futuros propietarios pagarán más de 3 millones de euros por ser uno de los 63 afortunados que conducirán el primer lambo híbrido que será, además, el coche más potente de la marca hasta la fecha. Ahí es nada.

Este espectacular superdeportivo monta un motor atmosférico V12 que entrega 819 CV y se convierte en el culpable del magnífico rendimiento del Lambo Sián: alcanza los 350 Km/h de velocidad máxima y pasa de 0 a 100 km/h en menos de 3 segundos; el motor térmico es el mismo V12 y entrega hasta 785 CV; además, y asociado a su motor atmosférico, el Sián cuenta con un motor eléctrico integrado en la caja de cambios que entrega 34 CV más.

Más allá de la espectacularidad de este superdeportivo, que salta a la vista tanto en por su diseño como por su rendimiento, lo más importante es lo que significa para Laborghini, es en realidad toda una declaración de intenciones: en Lamborghini lo tienen claro, van hacia la motorización ecológica sin renunciar a la potencia en sus vehículos. Cuentan que el primer Lambo clásico en disfrutar de una motorización de este tipo será el Aventador, estaremos atentos…

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Rodar

Rodar… y deslizarse, volar, navegar. Y el casco más buscado, la bicicleta de look retro, el coche customizado por la firma de moda, el patín sólo apto para ejecutivos… Creaciones que transportan nuestros sueños.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.