Lamborghini Aventador S Yamamoto, un Lambo a la japonesa.

Un Lamborghini Aventador S es un coche de lujo pero si además lo personaliza Yohji Yamamoto el resultado es todo un espectáculo.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Lamborghini acaba de inaugurar The Lounge Tokio, un establecimiento terriblemente exclusivo (el segundo de su clase después del de Nueva York) al que los clientes acuden no solo a comprar un coche de lujo sino a que lo diseñen a la medida de sus sueños. Además, estos concesionarios de lujo pretenden ser también un lugar de placer y encuentro para los amantes de la automoción más exclusiva y por eso funcionan como espacios para la organización de eventos y exposiciones. ¿Qué mejor lugar en el mundo que este The Lounge Tokio para presentar un Lamborghini Aventador S único en el mundo? se trata de un diseño de inspiración nipona firmado por el diseñador de moda japonés Yohji Yamamoto.

La exposición no puede ser más atractiva, en ella se muestra el espectacular Laborghini Aventador S Yamamoto y también una colección de moda firmada por el propio diseñador nipón que se compone de varias prendas modernas a rabiar: abrigo mod, chaqueta bomber y sudadera con capucha.

Más de la mitad de todos los Lamborghini vendidos en el mundo cuentan con algún tipo de personalización, de ahí la apuesta de la firma italiana por la exclusividad que se respira en The Lounge Tokio, porque quienes se deciden a conducir uno de sus vehículos buscan diseño y exclusividad, buscan un vehículo a la medida de sus sueños y también algo más que todo eso, lo cierto es que Lamborghini es más que una firma de automoción de lujo, es todo un estilo de vida que colaboraciones como la firmada con Yohji Yamamoto no hacen más que confirmar.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Rodar

Rodar… y deslizarse, volar, navegar. Y el casco más buscado, la bicicleta de look retro, el coche customizado por la firma de moda, el patín sólo apto para ejecutivos… Creaciones que transportan nuestros sueños.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.