Alexander McQueen Esencia de flores nocturnas.

Lo último de Alexander McQueen es una fragancia de flores nocturnas que no te dejará indiferente: notas de jazmín de sambac, nardo e ylang ylang

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Alexander McQueen estrena fragancia y lo hace evocando los aromas de la noche porque, aunque parezca que al caer el sol cae con el la vida, hay flores que es en ese momento de ausencia de luz cuando se abren al mundo y le regalan su esencia más sensual; tres de esas flores son la base de esta nueva fragancia: jazmín de sambac, nardo e ylang ylang.

El jazmín de sambac es una flor de origen asiático, al este del Himalaya, florece con la luna y durante toda la noche se envuelve en un aroma dulce y complejo que desaparece al amanecer; dicen que el nardo era el aroma de los jardines de Versalles en tiempos de Luis XIV, cuentan incluso que ninguna joven podía cruzar esos jardines durante la noche porque el seductor aroma de los nardos las haría rendirse a cualquier pretensión por peregrina que ésta fuera; la tercera de las esencias nocturnas es el ylang ylang, que representa el intenso aroma de la jungla de Comoro al amanecer, es en ese momento de la noche, cuando va tocando a su fin ante la perezosa llegada del sol, cuando el ylang ylang florece y nos envuelve en su delicioso aroma.

Una esencia como ésta merece además un recipiente a la medida de su inmensa capacidad seductora y, sin duda, lo tiene; se trata de un bote de cristal coronado en oro que es, además, toda una obra de artesanía.

Lo cierto es que Alexander McQueen ha presentado una fragancia a la altura de su intensidad y profundidad como diseñador, se trata de un aroma misterioso y oscuro, romántico incluso, que nace de la noche para endulzar, aromáticamente hablando, el día.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Presumir

Los perfumes que mejor te sientan, los tratamientos, masajes y terapias más placenteros… Una completa carta de sugerencias wellness.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.