Orrery, planetario, reloj.

La nueva generación del Graham Chronofighter Oversized, heredero de una tradición centenaria...

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

En 1704, el noble inglés Charles Boyle, cuarto Conde de Orrery, inquieto mecenas de la ciencia y miembro de la sociedad científica británica «Royal Society» encarga al más afamado relojero de inglaterra, Thomas Tompion, la fabricación de un mecanismo que mostrara el movimiento heliocéntrico de los planetas y su posición en el sistema solar.

Años antes Tompion, padre de la relojería inglesa, inventor y maestro de grandes relojeros, había hecho venir desde Cumberland, al norte de inglaterra entre el mar de Irlanda y la frontera escocesa, a George Graham. El maestro y su aprendiz, que con los años se convertiría en su socio, emprendieron la tarea y Graham crearía el que sería el primer planetario moderno al que le da nombre de su mecenas: «Orrery».

Con los años, Graham, relojero, inventor y geofísico desarrollaría infinidad de aparatos y mecánicas para la ciencia, pero sobre todo sería conocido por sus desarrollos y avances en la relojería siguiendo la tradición de su maestro. Si el primero es reconocido como el padre de la relojería inglesa, Graham es considerado el padre de la relojería moderna.

Desde 1995 es una compañía suiza la que se encarga de mantener vivo el espíritu creador y perfeccionista de Graham con producciones como la nueva generación de este Chronofighter Oversized desarrollado para desafiar a los elementos, con una caja de 47 mm de acero con bisel de cerámica, cronógrafo automático, 48 horas de reserva de marcha, cristal de zaphiro antireflectante, con escala telemétrica para medir distancias de eventos visibles, palanca de inicio y parada del cronógrafo de grafito y una variedad bastante de colores para la esfera y las correas que resultan en un elegante, funcional, soberbio y sin duda heredero del talento científico y relojero de George Graham.

graham-london.com

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Lucir

Accesorios ideados con el fin de resultar absolutamente adictivos. Joyas, bolsos, sombreros, gafas o zapatos que nos enganchan al primer vistazo.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.