Omega Seamaster Planet Ocean Ultra Deep Professional.

En el año que se cumple el 50º aniversario de la misión Apollo 11, y con ella la llegada del Speedmaster a la luna, Omega nos recuerda que su campo de visión es omnidireccional.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Para ello, la manufactura de Biel da un giro de 180º y deja el espacio a sus espaldas para adentrarse en las profundidades más abisales de nuestros océanos. El Seamaster Planet Ocean Ultra Deep Professional supone un nuevo récord mundial en el campo de los relojes de buceo profesional, de los conocidos como divers, alcanzando una profundidad de inmersión de 10.928 metros. Un reloj con una estructura tan resistente como la de un submarino.

Para nada es nueva la experiencia de Omega en el mundo submarino. Todo lo contrario. La andadura empezaba en 1932 con el Omega Marine, el primer reloj de buceo producido para ser vendido al público y no reservado exclusivamente a los profesionales. A este le seguirían el Seamaster 300 en 1957 (por cierto, compañero del Speedmaster además del Railmaster), el Seamaster 600 “Ploprof” (por lo de plongeurs professionnels, buceadores profesionales en francés) en 1970 y el Seamaster Diver 300M en 1993 entre otros. La historia no se detendría y en 2005 nacería la colección Planet Ocean, a la que pertenece este Ultra Deep Professional.

Vaya por delante que no debéis molestaros en buscar este reloj en ninguno de los distribuidores autorizados de Omega, tampoco en sus boutiques. El Omega Seamaster Planet Ocean Ultra Deep Professional es un reloj-instrumento en el más pleno sentido del término. De momento, ya veremos qué sucede en el futuro, se trata de un diver del que únicamente se han producido tres unidades, todas ellas destinadas a la Five Deeps Expedition, la primera expedición tripulada que conduce a cada uno de los puntos más profundos de los cinco océanos y cuyo máximo responsable es el aventurero y piloto de sumergibles Victor Vescovo. Fue a principios de 2019, en el descenso a la fosa de las Marianas a bordo del sumergible Limiting Factor, cuando Vescovo estableció un nuevo récord mundial con una inmersión de 10.928 metros… con el Seamaster Planet Ocean Ultra Deep Professional como compañero. El Ultra Deep Professional es un compendio de tecnología. Con un grosor inferior a los 28 mm (todo un logro teniendo en cuenta las presiones a las que se somete) la caja del Ultra Deep Professional está construida tomando como material de base recortes del casco de presión del Limiting Factor, de titanio de grado 5. Cada uno de estos recortes, los utilizados para el bisel, el cuerpo de la caja, el fondo y la corona, incorporan los sellos DNV-GL que certifican el origen, las características y la calidad del material. Por lo que respecta al cristal de zafiro que cubre la esfera, este ha sido diseñado siguiendo los parámetros de los ojos de buey de los submarinos. Una innovadora soldadura en caliente, con el proceso de patente en trámite, ha permitido evitar las juntas de polímero y reducir el grosor del cristal.

Si la resistencia de la caja a las presiones a las que se somete es de suma importancia, también lo es el sistema utilizado para fijar el reloj-instrumento a la muñeca. Las asas del Seamaster Planet Ocean Ultra Deep Professional, llamadas manta por su aspecto que recuerda al del pez del mismo nombre, están completamente integradas en la caja de titanio y se han dejado abiertas para soportar las elevadas cargas de tracción a las que se ven sometidas en las profundidades oceánicas. La correa combina la poliamida con el cierre Velcro, ambos elementos relacionados con las pulseras que se utilizaron en las misiones Apollo.

Los tres ejemplares del Ultra Deep fueron sometidos a pruebas de presión en las instalaciones de Triton Submarines en Barcelona con la asistencia de un inspector de DNV-GL. La presión máxima elegida está relacionada con las tolerancias requeridas en la fosa de las Marianas, pero, para más seguridad y cumplir así con las normas de los relojes de inmersión, Omega insistió en añadir un margen del 25%, lo que significaba que los relojes tenían que funcionar a la perfección a unos asombrosos 1.500 bar / 15.000 metros. Por si fuera poco, también fueron sometidos a las pruebas del METAS y, por lo tanto, se certificaron los calibres como Master Chronometer.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Lucir

Accesorios ideados con el fin de resultar absolutamente adictivos. Joyas, bolsos, sombreros, gafas o zapatos que nos enganchan al primer vistazo.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.