Girard-Perregaux viste de oro blanco el reloj Tri-Axial Tourbillon.

Girard-Perregaux viste de oro blanco y crea un rostro más moderno para el reloj Tri-Axial Tourbillon, su reloj más vanguardista técnicamente y rompedor con su estética tradicional.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Girard-Perregaux introduce algunas modificaciones estéticas en su innovador Tri-Axial Tourbillon, otro de los relojes de la firma que pasarán a la historia de la relojería. Ahora su caja es de oro blanco y la esfera luce una rejilla vertical y el disco de las horas presenta un acabado soleil –la versión de oro rosa del año pasado tenía el contador horario con decoración Clous de Paris-. Son pequeños cambios estéticos que hacen más moderno al reloj, pero no afectan a la legibilidad ni a la armonía del conjunto porque todos sus elementos  están perfectamente integrados  (Tourbillon Tri-Axial, indicador de las horas, minutos y segundos y la reserva de marcha, que parece una prolongación de la circunferencia en la que se inscriben los 60 segundos).

Girard-Perregaux logró el aplauso de los expertos cuando el año pasado cuando presentó su Tri-Axial Tourbillon. El reloj fue calificado como retro-futurista y  rompedor pues rompía con la estética tradicional de la firma, pero, por supuesto, su mayor logro era técnico.

La tradición de Girard-Perregaux se alimenta desde 1791, pero aunque la memoria es fundamental para la marca, no pone barreras a la innovación, que está presente en su ADN como constata una de sus obras maestras históricas, el Tourbillon con Tres Puente de Oro, que obtuvo la primera medalla de Oro en la Exposición Universal de París en 1867.

Aunque técnica y estéticamente el Tourbillon con Tres Puentes de Oro es admirable, Girard-Perregaux sigue luchando para “desterrar los efectos de la gravedad del órgano regulador del reloj”. Con este objetivo creó desarrolló un tourbillon con órgano regulador que gira sobre tres ejes  y no sobre uno, que es como se ha creado tradicionalmente. El tourbillon Tri-Axial de Girard-Perregaux está formado por 140 componentes, 140 diminutas piezas que tiene 13,78 mm de diámetro y  apenas pesan 1,24 gramos. Su arquitectura es compleja, pero su belleza subyuga por lo que Girard-Perregaux no ha querido privarnos de su contemplación por la parte de la esfera a través del precioso domo en cristal de zafiro con lentes convexas y de la abertura lateral de la caja.

Los relojes de Girard-Perregaux tardan 160 horas para ensamblar  en la caja de 48 mm cada mecanismo de carga manual del Tri-Axial Tourbillon. Está formado por 317 componentes y como todos los relojes de las colecciones de Alta Relojería de Girard-Perregaux han sido decorados a mano. No es de extrañar que la edición esté limitada únicamente a 10 relojes.

El Tri-Axial Tourbillon se ciñe a la muñeca con una pulsera de piel full-grain de aligátor negra con pespuntes a mano y cierre desplegable en oro blanco.

Más información Girard-Perregaux

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Lucir

Accesorios ideados con el fin de resultar absolutamente adictivos. Joyas, bolsos, sombreros, gafas o zapatos que nos enganchan al primer vistazo.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.