Cuatro grandes clásicos de la relojería sumergible. De Blancpain, Rolex, Hamilton y Jaeger-LeCoultre

Cuatro grandes marcas relojeras siguen hoy editando sus grandes clásicos del mar.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

La mayoría de los relojes sumergibles de nuestros días se basan en diseños de los años 1950, considerada la década dorada de los instrumentos de buceo. A parte de su estética, han replicado y perfeccionado las cualidades técnicas que convirtieron a los pioneros en auténticos instrumentos para profesionales. Los modelos que se lanzaron en los años 1950 curiosamente coinciden con la publicación de una de las más famosas obras de Ernest Hemingway, El Viejo y el Mar, que trataba la temática del coraje y la tenacidad del hombre frente a la naturaleza – en concreto el mar– y su fusión con él. Pero hay otro hecho que agitó el espíritu aventurero del hombre y le orientó al elemento agua: el entusiasmo de Jacques-Yves Cousteau y Louis Malle, quienes revelaron a un público fascinado los misterios de la vida submarina en la película El Mundo del Silencio, aclamada durante su presentación en Cannes. Esta fascinación se hizo eco en cuatro marcas relojeras que siguen hoy editando sus grandes clásicos del mar.

  • Fifty Fathoms Bathyscaphe de Blancpain.
    1 / 4

    Fifty Fathoms Bathyscaphe de Blancpain.

    Los relojes de buceo Bathyscaphe de Blancpain nacieron a finales de los años 1950 con el cometido de convertirse en relojes urbanos igualmente. La manufactura Blancpain lanzó en 2014 el primer modelo de una serie de ediciones especiales Ocean Commitment, el Cronógrafao Flyback Bathyscaphe Ocean Commitment. Los 250 propietarios de estos relojes se convertían en miembros del Ocean Commitment Circle, contribuyendo a aumentar el apoyo brindado por Blancpain a las causas medioambientales, gracias a una donación adicional. De inspiración vintage, el actual modelo de tres agujas Fifty Fathoms Bathyscaphe (sumergible a 300 metros) se presenta por primera vez una caja de cerámica de plasma de color gris.

  • Oyster Perpetual Submariner de Rolex.
    2 / 4

    Oyster Perpetual Submariner de Rolex.

    Lanzado en 1953, el Oyster Perpetual Submariner fue el primer reloj de submarinismo en garantizar una hermeticidad hasta una profundidad de 100 metros (330 pies), cuyo bisel giratorio permitía a los submarinistas leer el tiempo de inmersión. Y es que Rolex tiene bastante que decir a propósito del tema, pues ya en 1927 la inglesa Mercedes Gleitze atravesó a nado el Canal de la Mancha con un Rolex Oyster en su muñeca, paradigma de la hermeticidad. En la actualidad es una de las piezas más codiciada de los amantes de los relojes deportivos.

  • Hamilton Khaki Navy Frogman.
    3 / 4

    Hamilton Khaki Navy Frogman.

    La reciente edición del modelo Hamilton Khaki Navy Frogman (sumergible a 1.000 metros) recrea el modelo que llevaban los hombres rana estadounidenses, presentado en 1951 en la película Luchas submarinas (The Frogmen), cuando la marca hizo su primera aparición en la gran pantalla. Esta primera incursión en la industria cinematográfica tiene sus raíces en su reputación militar que se remonta a la Primera y Segunda Guerra Mundial, cuando Hamilton fue proveedor del ejército estadounidense

  • Memovox Tribute to Deep Sea de Jaeger-LeCoultre.
    4 / 4

    Memovox Tribute to Deep Sea de Jaeger-LeCoultre.

    Para responder a la demanda de los adeptos americanos al submarinismo, Jaeger-LeCoultre se lanza en 1959 al desarrollo de un reloj sumergible. El Memovox Deep Sea fue el primer reloj de buceo del mundo dotado de una función alarma. En la actualidad, el Memovox Tribute to Deep Sea (100 metros) está editado en dos series limitadas: 959 ejemplares, igual que en el caso del modelo Jaeger-LeCoultre Classique 1959 destinado al mercado europeo, y 359 ejemplares inspirados en el modelo LeCoultre Spécial Amérique 1959. El número de las decenas y de las unidades –59–recuerda el año de nacimiento de este legendario reloj

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Lucir

Accesorios ideados con el fin de resultar absolutamente adictivos. Joyas, bolsos, sombreros, gafas o zapatos que nos enganchan al primer vistazo.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.