Sueños que cambian destinos.

“Los sueños cambiaron el destino de los hombres y de las naciones”, así comienza su canción Macaco

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Los sueños cambiaron el destino de los hombres y de las naciones”, así comienza su canción Macaco. Y se refiere no solo a los sueños de grandeza, ni a los de felicidad y plenitud, sino a los sueños de ser cada día mejores personas. Al sueño de que todos dediquemos unos minutos a mirar a nuestro alrededor y pensar cómo podemos hacer más felices a la gente que nos rodea.

El cantante Macaco ha querido colaborar con la Fundación San Juan de Dios a través de la grabación de un videoclip en el Hospital San Joan de Déu de Esplugues de Llobregat, en Barcelona. En él, bailando y cantando al ritmo de su canción Seguiremos, aparecen algunos de los niños ingresados en la unidad de oncología y hematología, acompañados de sus familiares y del personal y voluntarios que les tratan y apoyan cada día.

Este centro, un referente en España en cuanto a investigación y tratamiento del cáncer infantil, forma parte de la Obra Social San Juan de Dios, una ONG que busca financiación para respaldar a los colectivos de pacientes más vulnerables, entre ellos el de los más pequeños. La Obra Social San Juan de Dios gestiona más de 20 centros nacionales en los que promueve sus valores fundamentales: la hospitalidad, la calidad y el respeto.

Por suerte, la esperanza, la alegría y los sueños suelen ser constantes en los niños, enfermos o no, pero para que no se apaguen es necesaria la investigación. Esto es algo totalmente imposible sin la financiación que se consigue a través de las donaciones particulares que cada vez más personas hacen llegar. A estas donaciones les puedes sumar la tuya a través de su página web:

obrasocialsantjoandedeu.org

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Business Club

Todos los datos, la actualidad y las noticias que definen la economía del lujo, de la calidad, de lo excepcional, de la singularidad.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.