Adiós, Andrés Sardá.

Andrés Sardá es uno de los nombres propios e inolvidables de la moda española, especialmente si hablamos de lencería. Ha muerto hoy, a la edad de 90 años.

  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

Andrés Sardá es a la lencería lo que la lencería es a Andrés Sardá, de fama reconocida a nivel nacional e internacional, fue Premio Nacional de Moda y también protagonista indiscutible de la Meca de la lencería, el Salón Internacional de Lencería de París.

Lo fue todo en moda íntima, empezando por ser el espíritu transformador de la corsetería de los glamourosos años 50 en la moderna lencería que nace con la locura de los años 60; fue entonces cuando creó su propia firma en Barcelona y enamoró al mundo colección tras colección, lo siguió haciendo hasta que a finales de los años 90 decidió que había llegado el momento de jubilarse y dejar campo abierto a la siguiente generación.

Hace ya más de 20 años que cedió el testigo de su firma a su hija Nuria Sardá, una mujer que ha demostrado haber heredado el talento paterno continuando el legado recibido con un éxito incontestable porque hoy, como sucedía cuando ella tomó el mando de la firma, hablar de Andrés Sardá y de la lencería de lujo más bella del mundo es hablar de una misma cosa.

No hay mejor homenaje a este genio de la moda que acaba de despedirse del mundo que las palabras de su hija: *’Mi padre ha sido siempre, más que de consejos, de ejemplos. Él siempre ha pensado que hay que ser perfeccionista, que no hay que dar nada por sentado y que hay que intentar superarse aportando cada vez algo nuevo‘.

Ha muerto Andrés Sardá, larga vida a Andrés Sardá. Y todo nuestro cariño para su hija Nuria Sardá.

+

*Extracto de la entrevista a Nuria Sardá publicada en LOFF.IT en febrero de 2015.

Últimas colecciones de Andrés Sardá aquí.

  • facebook
  • Tweet
  • Linkedin
  • pinit
  • WhatsApp

Business Club

Todos los datos, la actualidad y las noticias que definen la economía del lujo, de la calidad, de lo excepcional, de la singularidad.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.