¿Suelo hidráulico o porcelánico? Con Aparici puedes tenerlo todo.

Si quieres disfrutar de la belleza vintage de los suelos hidráulicos sin renunciar a las ventajas de los porcelánicos, atento a lo último de Aparici.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Fue allá por 1867 y en la Exposición Universal de París cuando se presentaron oficialmente las baldosas hidráulicas, aunque llevaban ya algunos años utilizándose; resultaron toda una revolución que se extendió por el mundo y que en España se asoció al modernismo, muy especialmente en Cataluña; pero desde los años 60 este tivo de pavimentos, que no necesita cocción y cuyo diseño es bastante tradicional, ha ido cayendo en el olvido y reduciendo su presencia a las restauraciones de edificios antiguos y poco más hasta que lo retro y lo vintage se convirtieron en tendencia hace ya algunos años ¿significa eso que volvemos a las baldosas hidráulicas? No necesariamente, aunque es cierto que en los últimos años su uso se ha popularizado. Aparici nos propone una solución intermedia: recuperar la belleza vintage de las baldosas hidráulicas sin renunciar a las altas prestaciones de los suelos porcelánicos sobre los hidráulicos ¿cómo lo hace? con una colección de pavimentos porcelánicos inspirada en las clásicas baldosas hidráulicas.

Cuatro son las colecciones de Aparici de suelos porcelánicos inspirados en los clásicos hidráulicos: Vienna, Altea, Bondi y Tango.

Vienna se inspira en las casas nobles y en los edificios históricos de la capital austríaca de princpios del S.XX, sus azulejos multicolor resultan no solo evocadores sino de una belleza superlativa; Altea es una colección diseñada en colores exóticos y vibrantes, muy mediterránea; Bondi presenta un acabado ideal para cocinas y baños (para no resbalar…) o incluso para establecimientos como bares y restaurantes; Tango es la propuesta monocromática de Aparici para sus suelos porcelánicos de inspiración hidráulica.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Vivir

Pequeños caprichos que ponen un toque de confort en nuestra rutina. Objetos de mesa o decoración que nos hacen sonreír de puro placer estético y sin los que ya no podríamos estar.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.