Las propuestas para el hogar más apetecibles de 2014.

Dicen que como en casa no se está en ninguna parte y, a la vista de algunas de las mejores propuestas de hogar de 2014, lo corroboramos.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

El hogar se hace en sus espacios y estilos pero también en los pequeños objetos con los que lo vamos decorando, algunos buscados con ahínco, otros regalados, algunos más llegados de algún viaje de ensueño que hacen, en su conjunto, un lugar único e irrepetible, tu espacio, tu refugio, tu hogar.

Claro que no nos referimos sólo a objetos que decoran sino también a otros que, además de lucir perfectos en el lugar en el que los colocamos, resultan de lo más útiles. Son objetos que nos seducen porque encierran la esencia de nuestro magazine, son representaciones perfectas de lo bello y lo útil, cosas que nos hacen la vida más acogedora y más fácil, más cómoda.

Las alfombras nos pierden porque lo de acomodarnos descalzos en el salón es uno de esos placeres que sólo pueden disfrutarse alfombra mediante; las lámparas son también esenciales por aquello de crear ambiente en sus juegos de luz y la tele… si sonríe nos gusta más; la cafetera es un electrodoméstico indispensable y de gran importancia porque ¿cómo vivir sin un buen café para desayunar o para invitar a nuestros seres más queridos un domingo por la tarde?. Junto al café no puede faltarnos el té y para eso tenemos un juego de té ideal y de lo más moderno que incluye, como no, una funcional tetera.

Y nos queda un último capricho al que hay que buscarle hueco pero que nos encanta… ¿qué tal una pequeña barra en el salón para sentirte como un maestro coctelero una noche cualquiera?.

Por supuesto hay más porque un año tiene mucho por vivir y da para mucho hogar y mucha decoración, pero nosotros nos quedamos con estos seis objetos que nos parecen de lo más sugerentes y apetecibles. ¿Con cuál te quedas? ¿Cuál te roba la intención de irte de compras?

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp
Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.