House on the Klong.

The thai silk company viaja a la esencia de su inspiración, la seda, para crear su primera colección de papeles pintados: house on the klong.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

The house on the Klong es la casa, el museo y el pequeño tesoro, de un arquitecto americano que acudió a Thailandia, quien sabe si en busca de seda o inspiración, y se enamoró de su ciudad de los ángeles, Bangkok. En esa ciudad y en los años 50 instaló su vida y sus ideas levantando una casa que aglutina y engarza el gusto y saber occidental con el encanto y tradiciones tailandesas, y también allí fundó The thai silk company… sin saber que el entorno que había elegido para ambientar su vida se la robaría pocos años después…

Jim Thomson desapareció durante unas vacaciones en las tierras altas de Malaya en 1967… dejando atrás su casa y su thai silk company envueltas y armadas alrededor de sus ideas, ideas que resultaron ser tan buenas que hoy, más de 40 años después, la casa es un museo que sorprende y encanta a sus visitantes por la cálida acogida que cada estructura y diseño, en una perfecta armonía entre oriente y occidente, les regala, y The thai silk company inspira su primera colección de papeles pintados en la decoración y las sedas de house on the Klong y bautiza así la colección como homenaje a Jim Thomson.

House on the Klong es una colección de 7 papeles pintados cuyo común objeto es recrear la sensual, cálida y acogedora atmósfera con la que Jim Thompson recibía en su casa tailandesa y para lograrlo, the thai silk company viaja a la esencia de su inspiración, la seda… plasmando así en sus papeles pintados la misma riqueza de texturas, diseños clásicos y elegancia que es, desde sus inicios mediado el siglo pasado, identidad y sello de the thai silk company.

Gastón y Daniela presenta a The thai silk company, su socio en Tailandia.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp
ID); if ( in_category( 'the-music' )) { aws_amazon_inc($post->ID); } ?>

Más en:

Vivir

Pequeños caprichos que ponen un toque de confort en nuestra rutina. Objetos de mesa o decoración que nos hacen sonreír de puro placer estético y sin los que ya no podríamos estar.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.