Botijo.

Un antiguo objeto de decoración y museo... o de diseño, actualidad y éxito.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Según el rincón de España en el que uno se encuentre… búcaro, pimporro, piporro, pipo, pipote, ñañe, pichilín, piche, cántir… y siempre y en todo lugar: botijo.

1. m. Vasija de barro poroso, que se usa para refrescar el agua. Es de vientre abultado, con asa en la parte superior, a uno de los lados boca proporcionada para echar el agua, y al opuesto un pitón para beber. Su funcionamiento se basa en la arcilla con la que se confecciona y el ambiente seco típico de los lugares en los que se le ha dado más y mejor uso a lo largo de la historia: una parte del agua contenida en el botijo es absorvida por su arcilla y, en contacto con el seco exterior, se evapora, acción para la que necesita una parte del calor contenido en el botijo lo que hace que el agua de su interior se mantenga fresca.

Cae en desuso en la segunda mitad del S.XX y se convierte en un antiguo objeto de decoración y museo… o de actualidad, diseño, éxito… de la utilidad hecha belleza.

Mónica Thurne y Mariana Lerma, bajo la firma española WOW, parten de un elemento muy presente en la tradición española, aunque su origen se remonta mucho más atrás, y, respetando las bases de su diseño, le dan una nueva forma, un nuevo aspecto y un nuevo ser; lo recuperan y renuevan, lo reinventan.

Y nuestro botijo, reinventado, ha conquistado Milán obteniendo el reconocimiento de prensa y diseñadores al recibir el segundo premio en el Salone Satellite, un espacio reservado, desde hace ya 15 años, a jóvenes diseñadores, al talento que, como el de Mónica Thurne, Mariana Lerma y todo el equipo de arquitectos que forman y componen WOW, viene para quedarse.

WOW

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp
ID); if ( in_category( 'the-music' )) { aws_amazon_inc($post->ID); } ?>

Más en:

Vivir

Pequeños caprichos que ponen un toque de confort en nuestra rutina. Objetos de mesa o decoración que nos hacen sonreír de puro placer estético y sin los que ya no podríamos estar.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.