Arquitectura: Vivir en una casa invisible.

Vivir en una casa invisible no es un imposible, es una soberbia obra de arquitectura.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Cada vez son más los proyectos que buscan encontrar una solución completa, económica y funcional a las necesidades de las viviendas aprovechando los nuevos materiales de construcción, los nuevos aislantes e incluso los recursos naturales de toda la vida combinados con los anteriores. El ingenio humano hace además de estas estructuras habitables espacios de servicio que satisfagan la exigencia estética de los más sibaritas.

Así es Casa Invisible, un proyecto de los arquitectos austriacos Delugan Meissl Associated Architects con sede en Viena, una de las más llamativas respuestas a todos estos requisitos. Modular y prefabricada en maderas naturales, su estructura se basa en módulos de 14,5 x 3,5 metros fáciles de transportar en un trailer hasta donde se quiera instalar, libremente. Su interior se distribuye en tres completos espacios perfectamente aislados contra la humedad y las temperaturas extremas, chimenea incluida. Lo justo para disfrutar de las vistas de la nieve al calor del fuego. Pero también se puede ampliar con una terraza para poder disfrutar con las puertas abiertas de las agradables temperaturas del final de la primavera y de todo el verano.

Los 50,75 metros cuadrados de cada módulo y su reducido precio permiten el capricho de ampliar la estructura de esta vivienda hasta donde pueda imaginar y aunque el acabado original son estos cristales espejo que mimetizan la estructura en el paisaje y que tanto nos gusta, el diseño está pensado para que el comprador pueda personalizarlo con múltiples opciones.

Lo bueno, la rapidez de instalación, los requisitos técnicos y la burocracia que te ahorras al ser una estructura modular prefabricada de madera, el bajo coste de construcción y, por supuesto, un muy leve impacto medioambiental y visual. Más de lo que imaginábamos para hacer realidad el sueño de tener ese refugio soñado en la finca que tienes en el campo o en la sierra o simplemente lejos del bullicio de la ciudad y de toda mirada indiscreta. Vivir en una casa invisible parece todo ventajas y lejos de ser un imposible, Delugan Meissl lo han hecho posible.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Vivir

Pequeños caprichos que ponen un toque de confort en nuestra rutina. Objetos de mesa o decoración que nos hacen sonreír de puro placer estético y sin los que ya no podríamos estar.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.