The Brain.

Un espacio que inspira, que se abre al entorno y cuyo interior flexible invita a trabajar inmerso en distintos ambientes.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Un fotograma es un fragmento de vida, una unidad de tiempo distribuida a lo largo de una composición rítmica de sentimientos, anhelos y sobre todo magia. El fotograma es también el encargado de capturar la luz, de generar una atmósfera que nos sumerja en una historia, una historia que nos conmueva y que sintamos cerca. Del mismo modo un director de cine quiere capturar su vida en un fragmento espacial que le inspire, un fotograma que enmarque el espacio de su vida profesional.

Aparentemente la propuesta del estudio Olson & Kundig puede parecer una caja de hormigón de 14.280 pies cuadrados sin ninguna otra pretensión. Sin embargo este laboratorio cinematográfico denominado The Brain, es una caja abierta al entorno donde se ubica, y cuyo espacio interior se convierte en un potente fondo neutro capaz de transformarse a voluntad según las necesidades del director de cine.

El espacio principal queda en contacto permanente con el exterior a través de grandes huecos cuyas carpinterías quizá puedan recordar a los de una gran celda. Frente a la solidez del hormigón exterior, el interior se recubre de chapas metálicas, entramados de madera y una ligera estructura metálica para soportar un pequeño nivel superior.

Todo está pensado para inspirar al propietario y ayudarle en su trabajo como director de cine. Se podría decir que la idea principal fue la de construir la máquina de trabajar perfecta, algo que finalmente quedó recogido en los peldaños de una de las escaleras donde se puede leer:» you’ll have lots of time to rest when you’re six feet under»

Un espacio que inspira, que se abre al entorno y cuyo interior flexible invita a trabajar cada día inmerso en distintos ambientes. El fotograma perfecto para albergar una vida entregada a hacer soñar a los demás.

olsonkundigarchitects.com

flodeau.com

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Vivir

Pequeños caprichos que ponen un toque de confort en nuestra rutina. Objetos de mesa o decoración que nos hacen sonreír de puro placer estético y sin los que ya no podríamos estar.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.