Mohican Hills House La casa del último mohicano.

Una vivienda, con vistas y entre árboles, en las Mohican Hills de Washington y con premio internacional de arquitectura.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

En realidad ésta no es la casa del último mohicano sino que está ubicada en las Mohican Hills, a las afueras de Washington DC y con vistas al río Potomac; se trata de una  gran vivienda moderna y funcional en un bello entorno natural.

Mohican Hills House es obra del estudio arquitectura de Robert M. Gurney y basa su diseño en la amplitud y luminosidad de sus espacios sin renunciar a cierta complejidad y a unas vistas espectaculares a las que se llega a través de grandes ventanales que van del sueño al techo y también de las terrazas.

Resulta realmente excepcional ver una casa así, cercana a un río casi escondida en un bosque y en cambio tan cercana a una gran urbe como es Washington DC; y sorprende también la línea moderna que sigue la casa en su diseño puesto que, debido probablemente a la antiguedad de la ciudad, la mayor parte de las casas de la zona presentan diseños más contemporaneos sino clásicos y coloniales en comparación con Mohican Hills House.

Habrá otras viviendas en las Mohican Hills, sin duda, pero ésta, construida en el año 2015, nos atrae sin remedio… y no sólo a nosotros, hace unos días ha sido premiada en los International Arquitecture Awards 2016 -organizados por The Chicago Athenaeum Museum of Architecture and Design-.

En Mohican Hills House no se ha dejado detalle alguno al azar, su orientación sur, además de regalarle vistas lejanas del río Potomac, llega la casa de luz y calidez durante todo el día, una vivienda que se organiza en dos plantas y que deja en la segunda un amplio office que puede convertirse en la quinta habitación en caso de que fuese necesario. Los árboles centenarios que rodean la vivienda la convierten en una casa de cuento moderno y vanguardista, además de aportar un extra de privacidad a sus habitantes.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Vivir

Pequeños caprichos que ponen un toque de confort en nuestra rutina. Objetos de mesa o decoración que nos hacen sonreír de puro placer estético y sin los que ya no podríamos estar.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.