Vídeos

cerrar

El jardín perdido.

Recuperar aquel trozo de terreno que un día fue solar, y antes un jardín para los niños.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Cuando los niños jugaban en la calle no había asfalto que impusiera límites. Tan sólo un bocadillo, un balón y una amplio jardín, el resto ya lo ponían ellos con sus gritos, sus juegos y sus camisetas sudadas. Con el tiempo aquel jardín se transformó en solar y se fue rodeando de grandes edificaciones. El perímetro se cercó, la luz empezó a desaparecer y los árboles se secaron. El verde del campo y la tierra, dieron paso a un espacio frío y gris en el que el tubo de escape y el claxon desplazaron la algarabía de los niños por la tarde. Hoy día ya nadie juega en aquel barrio, ningún niño llama al portal de su amigo, ya no hay jardín, ni bocadillo ni pelota. Tiempos mejores deben aguardar para las nuevas generaciones.

El distrito Elmegade es probablemente una de las zonas más densamente pobladas de Nørrebro, Copenhague. Cuando se encargó la construcción de tres áticos al estudio de arquitectura jds, éstos se propusieron rescatar aquel jardín perdido bajo el inmenso bloque, un espacio al que denominaron Hedonistic rooftop penthouses.

Ante la imposibilidad de que los niños pudieran disfrutar al aire libre en la calle, la idea principal fue transformar la cubierta del bloque en una amplia zona verde. De este modo el espacio sobre los áticos se divide en tres áreas principales, un espacio deportivo, un parque de recreo y una terraza solárium.

Dentro de cada una de ellas se va generando todo un conjunto de recursos espaciales con la idea de enriquecer su uso: un puente colgante lúdico, una colina artificial, pavimento elástico coloreado, pavimento con césped o con madera, miradores,  una cocina al aire libre, escalinatas metálicas para subir la colina…todo ello aderezado con unas impresionantes vistas de Copenhague.

En un barrio plagado de cubiertas inclinadas más o menos homogéneas y grises, la cubierta de este bloque se asemeja a un oasis dentro de la ciudad. Un espacio que emana luz, color y esperanza. Un espacio que apuesta por recuperar aquel trozo de terreno que un día fue solar, y antes un jardín donde los niños podían disfrutar al aire libre.

jsd

Localización

B

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Vivir

Pequeños caprichos que ponen un toque de confort en nuestra rutina. Objetos de mesa o decoración que nos hacen sonreír de puro placer estético y sin los que ya no podríamos estar.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.