Construir en el tiempo.

Una construcción prefabricada en madera y chapa de acero, insertada en las ruinas de una antigua vivienda.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

¿Cómo construir sobre ruinas? La primera opción sería eliminarlas y proyectar desde cero, pero en muchos casos el sentimiento romántico de lo existente entra en conflicto  con la forma de proyectar arquitectura moderna. ¿Cómo conseguir entonces una convivencia armoniosa entre construcciones pertenecientes a distintos momentos de la historia?

Situada dentro del Campus Aldeburgh Music, en el condado de Suffolk en Reino Unido, la residencia eventual para artistas Dovecote studio se concibe como una construcción prefabricada en madera y chapa de acero corten, que se inserta en las ruinas de una antigua vivienda.

Los miembros del estudio de arquitectura Haworth Tompkins se declaran grandes amantes de la construcción tradicional, por lo que esta obra les dio la oportunidad de establecer nuevos vínculos entre ésta y su arquitectura. Una operación de contraste que comienza con la valoración de la situación de la ruina existente.

De este modo decidieron dejar el edificio anterior prácticamente como lo encontraron, tan sólo consolidando algunas zonas y fomentando la existencia de la vegetación que ya colonizaba una de las paredes. Las ruinas formarían parte de la nueva fachada, estableciendo un contraste entre los antiguos ladrillos cerámicos y la nueva estructura de acero y madera.

El paso siguiente será esperar y ver como el tiempo afecta al conjunto. Sabemos cómo envejecen las fachadas de ladrillo o piedra, en las que el paso del tiempo deja una pátina imborrable que los hace madurar y los asienta en el entorno, en cambio en el acero corten, al igual que en otros muchos materiales actuales, el tiempo es una incógnita que muchas veces se  escapa de las manos.

Y es que éste afecta a los edificios como a los seres humanos: los hay que de niños son muy guapos, pero al llegar a la adolescencia pierden belleza; los hay con un gran interior pero que físicamente no logran comunicar nada; otros no transmiten nada de jóvenes pero al llegar a la madurez resaltan; algunos alcanzan en la madurez su punto álgido; raramente algunos logran mantener una belleza interior en armonía con la exterior, y muy pocos consiguen en su vejez reconciliarse con la vida y transmitir una sensación de perdurabilidad a través del tiempo.

Haworth Tompkins

Archvisionstudio

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Vivir

Pequeños caprichos que ponen un toque de confort en nuestra rutina. Objetos de mesa o decoración que nos hacen sonreír de puro placer estético y sin los que ya no podríamos estar.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.