string(515) "Portada / Viajar / Hoteles / Vice Versa. El hotel de los siete pecados capitales."

Vice Versa. El hotel de los siete pecados capitales.

Volamos a París para alojarnos en el hotel de cuyo interiorismo por la diseñadora de lencería Chantal Thomas.

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Hablar de París, un hotel y los 7 pecados capitales –no uno, ni dos, que cabe que hubiesen sido ya suficientes, sino los siete, todos ellos juntos en la ciudad de la moda, el glamour, el amor…- despierta gran curiosidad, pero si además añadimos que la diseñadora de tamaño hotel ha sido, nada más y nada menos, que la maestra lencera Chantal Thomass, pasamos de la curiosidad al deseo sin darnos apenas cuenta y nos morimos por hacer nuestra reserva.

Conocemos a Chantal Thomass a través de sus colecciones lenceras, siempre glamourosas y sofisticadas, muy sugerentes y seductoras, con un punto burlesque y algo de cabaret pero todo ello con una clase y un estilo que roza lo exquisito; la Thomass es una mujer que sabe coquetear con la lujuria sin perder las formas ni el gusto, incitando siempre más que provocando, sugiriendo con sutil explicitud y resaltando siempre la belleza de la mujer lo que es siempre un aval para su modo de ver y diseñar la lencería. Con esa carta de presentación llegamos a París, a un hotel decorado por ella misma al que nos asomamos hoy desde loff.it para que no te quepa duda alguna acerca de donde alojarte, especialmente si viajas en pareja, en tu próximo viaje a París.

Se trata de un hotel de 37 habitaciones distribuídas en 6 pisos sobre un hall en blanco, cada altura está inspirada en un pecado capital porque la intención primera y última del hotel Vice Versa es la de regalar placer, un sueño de unos días en el corazón de París.

Recomendado por Berta RiveraChantal Thomass, mon amour…

El espacio de la lujuria está decorado en rosa y negro con detalles que evocan los encajes lenceros de Chantal Thomass; la avaricia se decora con billetes mientras la gula se recrea entorno a las delicias dulces parisinas; la ira se pinta en rojo y negro y se decora con detalles tan gráficos como un revolver, la envidia por su parte se cifra en elegantes accesorios de la ciudad de la moda y el glamour que bien pudieran venir de las boutiques de Place Vendome; el orgullo evoca el lujo y el exceso de civilizaciones pasadas, sus habitaciones se decoran como lujosos palacios etruscos mientras que las que rinden su espacio a la pereza recrean un ambiente bucólico y un tanto campestre.

Las propuestas del restaurante de este pecaminoso hotel no tienen desperdicio y pasar un rato en su hamman es un placer irrenunciable; si viajas a París en pareja, el hotel Vice Versa, el que ha decorado Chantal Thomass, pondrá sal y pimienta a tu viaje…

Viajar

Una brújula que nos acerca a esos destinos, más o menos lejanos, que alguien, antes que usted ha tenido ya la suerte de pisar.

Meta información

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.