5 hoteles para disfrutar de una escapada muy romántica.

Hoteles rurales y con mucho encanto para disfrutar de un San Valentín inolvidable, romántico a rabiar.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Os adelantamos cinco propuestas de alojamiento para vivir un fin de semana de lo más romántico, ahora que llega el día de San Valentín. Las mejores opciones para enamorarte no solo de hoteles Rusticae, sino también del destino.

  • Hotel Ardea Purpurea Lodge (Villamanrique de la Condesa, Sevilla)
    1 / 5

    Hotel Ardea Purpurea Lodge (Villamanrique de la Condesa, Sevilla)

    En pleno Parque de Doñana y a tan solo 35 km de la ciudad de Sevilla, se encuentra el  Hotel Ardea Purpurea Lodge. Una ubicación perfecta donde se conjuga la singularidad de un pequeño hotel con encanto con el total respeto por la naturaleza.

    Todas las habitaciones cuentan con una terraza propia que abre el espacio a la naturaleza. Los techos están realizados de forma artesanal con “castañuela”, una planta acuática que se recolecta en las marismas de Doñana y evoca a las antiguas construcciones de Sevilla, Huelva y Cádiz. Esta hermosa finca cuenta además con jardín y una espectacular piscina de arena con agua salada, perfecta para disfrutar del descanso o una buena conversación con los amigos. Dispone además de un mirador con vistas al lago donde poder disfrutar de momentos de relax.

  • Casa da Ermida de Santa Catarina (Santa Eulalia, Elvas, Portugal)
    2 / 5

    Casa da Ermida de Santa Catarina (Santa Eulalia, Elvas, Portugal)

    Es un hotel rural situado en una península bañada por las aguas de la Albufera de Caia, en la parroquia de Santa Eulalia. Un entorno espectacular integrado en la Red Natura 2000, donde los únicos vecinos son la naturaleza y la ermita de Santa Catarina que, en años de lluvias intensas, queda aislada de la península.

    Quien quiera alejarse del mundo éste es su lugar. Esta finca de 80 hectáreas, salpicada de olivos y encinas, ha visto cómo la casa de sus antiguos propietarios se ha transformado en una preciosa casa de huéspedes. Se trata de una construcción sobria, con la típica planta rectangular y un uso magistral de la madera y el vidrio. El interior rezuma tranquilidad, con una decoración relacionada con el agua y el campo.

     

  • Hotel Finca Fuente Techada (Sotosalbos, Segovia)
    3 / 5

    Hotel Finca Fuente Techada (Sotosalbos, Segovia)

    Se trata de un hotel rural ubicado en una finca de 11 hectáreas a 2 km de la localidad segoviana de Sotosalbos, al pie de la Sierra Guadarrama.

    Finca Fuente Techada gira en torno a un pequeño patio cubierto, lleno de plantas y rodeado de una luminosa galería. La oferta alojativa comprende 5 habitaciones dobles y 1 suite familiar independiente con dos dormitorios. Son amplias, cómodas, con vistas magníficas y una decoración sobria, aunque con golpes de color y detallismo. Algunas de ellas tienen, además, terraza privada. Pero el carácter familiar de la casa convierte en protagonistas a los espacios comunes, como el salón con chimenea y biblioteca, el salón de actividades y celebraciones, el salón de juegos o el precioso porche integrado en el campo. Por eso, una buena idea es alquilar toda la casa y disfrutar de unos días en familia o con amigos.

  • Altaïr Hotel (Santiago de Compostela, A Coruña)
    4 / 5

    Altaïr Hotel (Santiago de Compostela, A Coruña)

    A pocos metros de la plaza del Obradoiro y en pleno centro de Santiago de Compostela se encuentra el pequeño Hotel Altaïr. Su decoración basada en la filosofía estética japonesa «Wabi-Sabi» recrean un ambiente donde la tranquilidad y la armonía recorre todos sus rincones: equilibrio entre lo fresco y lo simple -wabi- con la belleza del paso del tiempo -sabi-.

    El mobiliario camina por una línea donde se combina modernidad y sencillez, entremezclándose con la piedra y la madera de roble más características de Galicia. En las habitaciones, la combinación de luz y tonos anaranjados nos sugieren un ambiente cálido, acogedor y con un toque a sabor de esta tierra. Esta agradable sensación se extiende también hasta el bar, de uso exclusivo para huéspedes, de aspecto íntimo e informal. Una simbiosis perfecta entre lo nuevo y lo tradicional que desde sus comienzos, la familia Liñares Bar -hoteleros desde hace más de 30 años-, ha sabido transmitir hasta convertir al antiguo caserón del siglo XIX, en el cálido y entrañable hotel boutique en el que Altaïr se ha transformado.

  • Hotel Barosse (Jaca, Huesca)
    5 / 5

    Hotel Barosse (Jaca, Huesca)

    Se encuentra en el Pirineo de Huesca un emocionante universo de contrastes, donde el viajero inquieto llega a sentir que forma parte de algo grandioso y magnético. El flanco Sur de Jaca es un privilegiado balcón a las cumbres de Collarada y Pala de Ip. En este lugar el turismo rural se transforma en hotelería de autor. El Camino de Santiago serpentea por estas tierras a la vera del río Aragón, joyas únicas del Románico se funden con los bosques y ríos, con las verdes praderas y el silencio.

    La piedra con la que se construyó este hotel (antiguo nombre de Barós), rescatada de las ruinas de una casa en la desaparecida villa de Paternoy, vive una segunda juventud y se presenta ante el visitante en todo su esplendor. El Hotel Barosse, perteneciente a Rusticae, dispone de seis habitaciones, nombradas con elementos tradicionales de la arquitectura de Barós, y cada una de ellas respira confort, exclusividad y detalles exquisitos.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Viajar

Una brújula que nos acerca a esos destinos, más o menos lejanos, que alguien, antes que usted ha tenido ya la suerte de pisar.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.