Paraísos cercanos: la Costa Brava.

En la comarca catalana del Bajo Ampurdán, Gerona, el paisaje abrupto y rocoso de sus costas ha dado lugar a numerosas calas y playas.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

A las puertas del mes de septiembre, cuando la mayoría de las personas han vuelto a sus ciudades, cuando estamos trabajando pensando en las playas en las que hemos estado y en las que nos gustaría estar y llenamos nuestro pensamiento de esas horas muertas con lugares idílicos a los que ir en las próximas vacaciones, te digo que todavía queda verano, todavía quedan fines de semana para escaparse y todavía quedan playas que no están masificadas y que se esconden en los rincones menos esperados de la Costa Brava. Toma nota.

En la comarca catalana del Bajo Ampurdán, Gerona, el paisaje abrupto y rocoso de sus costas ha dado lugar a numerosas calas y playas: unas pequeñas o escondidas y otras con encanto y llenas de belleza. Comenzamos en Fornells, un paraje junto al mar rodeado de pinos y con pesca abundante, del que destaca su pequeño pero sofisticado puerto deportivo. Si nos dirigimos al sur por los caminos de ronda, atravesaremos diversas calitas hasta llegar a Aiguablava. De aguas turquesas, limpias y cristalinas y de arena fina, esta es posiblemente la más conocida de la región. Y si de Fornells vamos hacia el norte, llegaremos a Platja Fonda, situada a los pies de un altísimo acantilado a la que se accede bajando unas escaleras desde donde se pueden tomar fotos preciosas. Consejo: ir por la mañana ya que por la tarde y debido a su orientación, dará la sombra.

Entre Sa Tuna y el Cap Sa Sal se encuentra Aiguafreda. No es una playa al uso ya que no dispone de espacio arenoso pero el verde turquesa de sus aguas, el enclave en el que se encuentra y los paseos de ronda que de ella parten hacen que esta cala sea una de las más bonitas. De hecho, uno de ellos llega hasta Sa Tuna y el recorrido es realmente asombroso. En esta última sí que se puede uno tumbar en la arena y, aunque hay más gente, es de visita obligada.

Si dispones de coche, resérvate un día para ir a Calella de Palafrugell, a poco más de 15 minutos de Begur. Es un pueblo de pescadores, pero ¡qué pueblo! Situado en una costa rocosa y salpicado por calitas pequeñas de aguas transparentes y fina arena, Calella es sin duda, uno de esos pueblos con mucho encanto. 

Localización

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Viajar

Una brújula que nos acerca a esos destinos, más o menos lejanos, que alguien, antes que usted ha tenido ya la suerte de pisar.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.