Las novias de la primavera 2019 por Justin Alexandre. Justin Alexander y sus novias más románticas.

El gigante nupcial estadounidense presenta su nueva colección.

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Justin Alexander toma su nombre de su diseñador original; comenzó haciendo sus diseños de novias en 1949 y desde entonces la firma es un número uno en Estados Unidos y tiene gran empuje en Europa. En España tiene más de 15 puntos de venta que se distribuyen a lo largo de todo el territorio nacional, pero es que España es también un referente en moda nupcial.

En esta ocasión presenta una colección pensada para las novias primaverales en las que la figura de la mujer cobra protagonismo absoluto. Justin Alexander se centra un una novia con aire clásico, refinado y atemporal en la que todos los vestidos tienen cada diseño cuidado al detalle.

Los cuerpos se ajustan perfectamente a la figura femenina y están plagados de bordados, detalles  con abalorios y pequeñas perlas que les dan un aire refinado y romántico. Transparencias y encajes insinúan el escote pero manteniendo siempre un halo de elegancia atemporal.

Las faldas tienen amplio vuelo, capas y capas de sedas y tules que le otorgan un gran volumen y estilizan la silueta femenina. Todos los vestidos están pensados para una boda de cuento de hadas en las que el aire princesa está presente en todos los diseños.

Todos los diseños son un homenaje a la feminidad, a la artesanía y a la delicadeza de las siluetas. Todos están pensados para que cada mujer encuentre el diseño que más se acerca a su forma de ser y mejor ensalce su silueta.

Una colección romántica, delicada y atemporal para las novias que vienen.

NULL
  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Vestir

Un escaparate lleno de prendas que nos gustan a rabiar. También, avance de los diseños que vendrán, sólo vistos, de momento, en pasarelas, catálogos y showrooms.

Meta información

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.