Los hombres también se merecen un Philip Treacy. ¿Y para los hombres qué? Pues también hay Philip Treacy para ellos.

Philip Treacy declina en masculino este verano.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

¿Hay algo más elegante que un hombre en verano ataviado con un refinado sombrero de paja? Si, que ese sombrero este diseñado por el gran Philip Treacy. Hasta ahora conocíamos los tocados y grandiosas pamelas que el diseñador inglés creaba para mujeres. Las carreras de Ascot, las bodas más aristocráticas y los eventos que son portada de revistas, eran el mejor escaparate para ver cuáles eran las tendencias en tocados;  y en todos ellos Philip Treacy creaba tendencia.

En esta ocasión, los hombres no se quedan fuera de las propuestas en sombreros, de las tendencias que vienen este verano. Diseños elegantes y sofisticados para proteger del sol a los caballeros.

Philip Treacy apuesta por los sombreros de delicada y flexible paja y también por las gorras de tela. En sombreros apuesta por las pajas trenzadas en tonos lisos: blancos, arenas, tostados y marrones, e incluso atrevidos tonos coral. También juega con los entretejidos de distintas tonalidades; combinaciones entrelazadas de arenas y marrones, de blancos y negros.

Pero Philip Treacy no se olvida de los sombreros confeccionados en fieltro; sombreros de ala ancha y de ala fina y también gorras de caza en tonos estampados. Unas propuestas pensadas para proteger a los caballeros del sol del verano pero con unas prendas que puedan combinar fácilmente con sus looks cotidianos: desde la ropa más deportiva, al casual más elegante.

Los hombres no tienen excusa para ignorar el mundo de los sombreros; Philip Treacy se lo pone fácil. Una colección elegante y combinable para que ningún caballero quede fuera de esta tendencia.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Vestir

Un escaparate lleno de prendas que nos gustan a rabiar. También, avance de los diseños que vendrán, sólo vistos, de momento, en pasarelas, catálogos y showrooms.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.