La tienda del elefante verde.

Un elefante verde puede sonar raro pero en realidad es una metáfora perfecta del alma de Love Brand & Co.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Un elefante verde puede sonar raro pero es, en realidad, la metáfora perfecta del alma de Love Brand & Co, una firma de sol y verano que abre su primera boutique en la ciudad más cosmopolita del mundo, al norte de las playas inglesas de Brighton, Eastbourne… en Londres.

La primera boutique tenía que ser tan representativa de la firma como lo es el propio elefante verde que alude en un solo golpe de vista a la naturaleza animal y vegetal; con esa idea se elige el espacio y se viste en materiales y colores naturales antes de llenarlo con los bañadores de niños, chicos y señores que veremos, sin duda, pasear con estilo por nuestras playas mediterráneas e isleñas.

Antes de entrar, te quedas enganchado a sus escaparates para cuya decoración se han utilizado viejas cuerdas y postes de madera del puerto de Portsmouth; en su interior descubrirás una tienda vestida en madera, con suelo y muebles confeccionados a partir de viejos tablones de andamios; y a partir de ahí irás descubriendo los detalles que el equipo de Love Brand & Co, con Oliver Tomalin -su director creativo- a la cabeza, ha cuidado con sumo mimo; una mesa de cristal con viejas ramas secas como patas, cajoneras que fueron antes cajas de manzanas, un mostrador que lo fue de correos 150 años atrás y, como no, el pequeño elefante verde en un lugar de honor.

Ya metidos en ambiente y en harina, lo difícil será salir sólo con un bañador de la temporada que iniciamos ya mismo, en cuanto se alejen las nubes y volvamos a sentir la calidez del sol; claro que igual no es cosa de irse a Londres a comprar los bañadores del verano… o sí.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Vestir

Un escaparate lleno de prendas que nos gustan a rabiar. También, avance de los diseños que vendrán, sólo vistos, de momento, en pasarelas, catálogos y showrooms.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.