header

KS Paris. Íntima inspiración Oriental.

Lencería de París, todo seducción y glamour.

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

KS Paris, una firma lencera de ideas y manufactura totalmente francesas, nos sorprende con una colección íntima de inspiración japonesa en perfecta coordinación con los seductores detalles vintage que evocan lencería de otros tiempos y otros siglos, del XVIII, por ejemplo.

Cécile Mattray, alma creativa de KS Paris, abraza el blanco y el beige, lo adorna con pequeños lazos y pinceladas rosas en cortes mortalmente seductores, a veces por lo que muestran y otras por lo que insinúan. Encaje de Calais leavers, seda, cristales de Swarovski, cintas y lazos dan forma y tejido a una colección de noche que tiñe de inocencia el absoluto dominio de la provocación.

La colección, que tiene lo desvelado en el párrafo anterior como hilo conductor de todas sus propuestas, se presenta en cuatro temas -que son de primavera y de verano y estarán disponibles en tiendas a partir de mayo-: Asatsuyu -gota de rocío en japonés- es la línea más romántica y se acompaña de perlas de Swarovski como tributo y homenaje a la tentación que vive arriba; Pin up, es la línea más pícara y el tul satinado su arma pricipal; Hasu -flor de loto en japonés- es la más sensual de las cuatro grandes propuestas, toma tejido en satén de seda; Shibuya -el barrio de moda en Tokio- es una línea provocativa y descarada por eso imita a cuero en sus tejidos y es la única que rinde prendas al negro.

El estilismo de la campaña corre por cuenta de Marz Atashi y tras el objetivo si sitúa François Berthier ¿el resultado?  no hay más que verlo, pura seducción.

Más información KS Paris

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Vestir

Un escaparate lleno de prendas que nos gustan a rabiar. También, avance de los diseños que vendrán, sólo vistos, de momento, en pasarelas, catálogos y showrooms.

Meta información

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.