El barroco siciliano. II.

Bianca Brandolini, Bianca Balti y Mónica Bellucci para Dolce&Gabbana.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Encajes, volantes, transparencias y bordados en oro visten la exuberante belleza de la mujer italiana que protagoniza la nueva campaña Dolce&Gabbana otoño-invierno 2012-2013. Bajo la cálida luz siciliana se suceden las típicas escenas familiares tan evocadoras del sur de Italia. Sensuales madonnas, niños risueños y alborotadores, hombres elegantes y seductores, la familia se reúne de nuevo para celebrar la fiesta del otoño.

Al igual que en la colección masculina, la tradición del barroco siciliano es el punto de partida de la temporada. Formas y volúmenes evolucionan con nuevos cortes, adornos y bordados dorados que nos recuerdan los marcos y espejos típicos del barroco italiano más tradicional. Estampados de ángeles y querubines acompañan a los ya clásicos prints florales, mientras que el negro, el nude y el oro protagonizan una colección que tampoco olvida el blanco, centrándose en líneas al más puro estilo años 50 ceñidas a la cintura.

Las capas italianas junto con los accesorios y complementos se alzan como elementos destacados: diademas y peinetas adornan el cabello combinando encajes, pedrerías, flores y brocados; zapatos de tacón, botines y botas con cordones, coordinados con polainas de diferentes materiales o medias a la rodilla completan un estilo elegante y sensual que destaca y define la silueta femenina con provocativos aires románticos. El broche final corresponde a los vestidos de encaje negro o gasa realzados con elaborados bordados dorados.

Dolce&Gabbana

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Vestir

Un escaparate lleno de prendas que nos gustan a rabiar. También, avance de los diseños que vendrán, sólo vistos, de momento, en pasarelas, catálogos y showrooms.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.