El abrigo.

Un clásico en toda regla; sencillo y elegante, cruzado al frente y ceñido en la cintura estilizando la figura. Un abrigo de Closed.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Y aquí está, junto a nosotros y envolviéndonos, el tiempo del abrigo, el de echarnos prendas encima sin perder un ápice de encanto y elegancia; para eso, él, el gabán, sobretodo, pelliza… el abrigo, se convierte en la prenda estelar de nuestro fondo de armario.

Protagonismo al que, por cierto, está bien acostumbrado nuestro común y popular abrigo porque, hasta bien cumplido el SXV, no ocupaba más armario que el de las gentes con nombre burgués o nobiliario, para caer luego en el olvido por un tiempo a manos de la elegante levita y volver, ya mediado el SXIX, con tal fuerza que hasta hoy el abrigo, en cualquiera de sus formas, tejidos y estilos, es una prenda ineludible en cualquier vestuario, desde las tendencias más elegantes a las más sport.

El abrigo que hoy os mostramos, de la mano de closed, es un clásico en toda regla, sencillo y elegante, ajustado en cintura y cruzado al frente, estilizando la figura y luciendo funcional y contemporáneo tanto en un look vaquero como sobre un traje pantalón.

Se trata de una prenda de lana de inspiración masculina y elegante, pues recuerda en su estructura, no sólo a los clásicos abrigos de caballero, sino también a las propias chaquetas de los trajes sastre en su encaje de hombros, corte cruzado y solapas perfectas; añadiendo un sensual ajuste al cuerpo femenino en cintura y cadera.

Una prenda básica de fondo de armario en un color otoñal muy fácil de combinar que es, además, de closed, una firma de calidad y estilo irreprochables con una tienda on line en la que presentan sus propuestas como pocos… una web para no perderse y sí y siempre para perderse en ella.

closed.com

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Vestir

Un escaparate lleno de prendas que nos gustan a rabiar. También, avance de los diseños que vendrán, sólo vistos, de momento, en pasarelas, catálogos y showrooms.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.