Sarrieri, lencería bella y elegante por debajo de todas las cosas.

Si quieres concederte un capricho íntimo no puedes perder de vista lo último de Sarrieri, una de las mejores firmas de lencería de alta costura.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Conseguir que su producto inconfundible (e insustituible) es el sueño de todo diseñador, un sueño que en algunos casos, como el de Sarrieri, podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que es un sueño cumplido.

Sarrieri, Bordelle o Andrés Sardá son algunas de nuestras firmas de lencería favoritas y lo son porque han logrado alcanzar la cima del éxito conquistándonos con prendas íntimas inconfundibles (e insustituibles); cuando vemos las propuestas de cualquiera de estas firmas sabemos, sin mirar más documentación que las imágenes de las prendas, que son suyas porque imprimen una impronta única a sus diseños. Las propuestas de invierno de Sarrieri no son una excepción a este hecho, es más, son más suyas que nunca.

Si algo caracteriza a esta firma de lencería es la creatividad de sus encajes y su generoso uso de las transparencias, su elección de la paleta de color es también muy particular; para este invierno nos sugieren un atractivo tono azul noche, un rojo que tiende más al tono vino que al clásico rojo pasión y el negro siempre como imprescindible; si eres de las que se horroriza ante la mera mención de un body, prepárate a deshacerte de esa idea preconcebida porque los de Sarrieri son de una belleza imponente gracias no sólo a su creativo diseño o su generoso uso de las transparencias sino también a detalles adicionales como el uso de brillantes cristales en lugar de encajes o lentejuelas… y es que Sarrieri es lencería de lujo y es un lujo contar con alguna prenda lencera Sarrieri en tu fondo de armario de lencería.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Vestir

Un escaparate lleno de prendas que nos gustan a rabiar. También, avance de los diseños que vendrán, sólo vistos, de momento, en pasarelas, catálogos y showrooms.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.