Vivien Leigh, la actriz más brillante que ha tenido el cine y el teatro británico. Biografía, citas, frases.

La actriz Vivien Leigh nació en la ciudad nepalí de Darjeeling, al pie del Himalaya, el 5 de noviembre de 1913.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Hizo cine y teatro; fue Ofelia, Cleopatra y Julieta pero pasará a la historia como Scarlett O’Hara, Blanche Dubois y, por encima de todo, como ella misma: Vivian Mary Hartley, Vivien Leigh, nacida en Darjeeling, al pie del Himalaya, metáfora de venir al mundo en un lugar de barreras insuperables.

Rindió al mundo con sus dos papeles estelares en Lo que el viento se llevó y Un tranvía llamado deseo por las que acumuló un Bafta, un Globo de Oro y dos Oscar. Persiguió por amor a Laurence Oliver y, a pesar de su tortuosa relación, dicen que fue el gran amor de su vida. Apasionada, inquieta, obstinada y excesiva, cumpliría hoy 103 años.

Pero el telón de la vida de la que fue posiblemente fue la mejor, la más intuitiva y lúcida actriz de cine y de teatro que había dado al mundo Inglaterra en lo que iba de siglo, bajó súbitamente con poco más de 50.

Aunque era británica, su prodigiosa interpretación de la señorita O’Hara la hizo pasar a la historia como la encarnación de la belleza dramática del sur de Estados Unidos. Unas cualidades que marcaron la vida de la intérprete que inmortalizó a la heroína sureña, pues la delicada y frágil Vivien siempre se ocultó detrás de esa máscara llamada Escarlata.

Quizás por vanidad, porque el papel y los resultados la hicieron feliz. O quizás porque siempre se mostró orgullosa del personaje al que veía a la altura de una Lady Macbeth o de una Ofelia. O Quizás porque Vivien Leigh percibía en Escarlata esa fuerza de voluntad dinámica y firme que a ella le faltaba en cada intento por sobreponerse a la enfermedad mental o a debilidades del alcohol. Todo, a pesar de que siempre prefirió el teatro al cine, medio que veía como una forma fácil de ganar dinero.

Vivien también compartió con la voluble y caprichosa Escarlata genio, ambición y grandeza. Y tozudez. La misma tozudez que le proporcionó el papel en Lo que el viento se llevó, novela de Margaret Mitchell que revolucionó Estados Unidos en el verano del 36 y que la actriz descubrió mientras guardaba reposo después de un accidente de esquí. La misma tozudez que la llevó a perseguir a Laurence Olivier convencida de que sería el gran amor de su vida. Ambos estaban casados, pero no dudó en presentarse en el mismo hotel de Capri donde el actor disfrutaba de unos días de vacaciones con su esposa. Comenzaron una larga aunque difícil historia de amor, arruinada por el tiempo y las infidelidades.

Sometida en ocasiones a tratamiento de electroshock como remedio a su trastorno bipolar, enfermedad larvada y recóndita que la fue consumiendo el corazón acongojado de esta mujer bella y frágil como una heroína romántica.

Sus Citas y Frases célebres

  • Es mucho más fácil hacer a la gente llorar que reír.
    1 / 9

    “Es mucho más fácil hacer a la gente llorar que reír.”

  • La vida es demasiado corta para trabajar tanto.
    2 / 9

    “La vida es demasiado corta para trabajar tanto.”

  • No hay mujeres feas, pero hay mujeres que no saben que son bellas.
    3 / 9

    “No hay mujeres feas, pero hay mujeres que no saben que son bellas.”

  • No sé lo que es un método. Actuar es la vida, para mi, y así debería ser.
    4 / 9

    “No sé lo que es un método. Actuar es la vida, para mi, y así debería ser.”

  • Nunca duermo más de cinco horas, casi nunca.
    5 / 9

    “Nunca duermo más de cinco horas, casi nunca.”

  • Soy escorpio y los escorpio se comen a sí mismos y se queman, como yo.
    6 / 9

    “Soy escorpio y los escorpio se comen a sí mismos y se queman, como yo.”

  • No soy una estrella de cine, soy una actriz. Ser una estrella es como tener una vida falsa, vivir por valores decepcionantes y para la publicidad.
    7 / 9

    “No soy una estrella de cine, soy una actriz. Ser una estrella es como tener una vida falsa, vivir por valores decepcionantes y para la publicidad.”

  • Necesito algo realmente bello a lo que mirar en las habitaciones de hotel.
    8 / 9

    “Necesito algo realmente bello a lo que mirar en las habitaciones de hotel.”

  • Aunque tenga que matar, engañar o robar, a Dios pongo por testigo de que jamás volveré a pasar hambre.
    9 / 9

    “Aunque tenga que matar, engañar o robar, a Dios pongo por testigo de que jamás volveré a pasar hambre.”

    Lo que el viento se llevó.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Society

El mundo está lleno de gente interesante, de gente que aporta, que crea, que sabe… la gente que construye en sociedad, la gente que admiramos, en la que creemos, es ésta.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.