Rabindranath Tagore: los hombres son crueles pero el hombre es bueno. Biografía, citas, frases.

Hombre elevado y culto, estudioso y pensador, viajero, literato... un sabio que defendía la importancia de la verdad y del pensamiento, Rabindranath Tagore.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Rabindranath Tagore fue un sabio y un filósofo, un poeta, músico, novelista, dramaturgo… un artista completo que nació en Calcuta el 7 de mayo de 1861 y recibió el Premio Nobel de Literatura en 1913; hoy en día resulta reconfortante leerlo muy especialmente cuando habla de la verdad porque en un tiempo en el que manda el discurso y el relato o la propaganda, en el que los principios tienden a ser como los de los hermanos Marx, ‘si no le gustan tengo otros’, leer a alguien que desnuda la palabra para enaltecer la verdad nos reconcilia con el ser humano.

Tagore fue el primer escritor no europeo en ganar el Nobel de Literatura, los himnos nacionales de Bangladés y la India son canciones compuestas por este sabio y sus cuentos, poemas, relatos cortos y ensayos lo han convertido en una referencia imperdible de la literatura asiática.

Fue el más pequeño de 14 hermanos en una familia en la que la que la literatura, la música y el teatro tenían gran importancia, eran una familia amante del arte; además Tagore no solo bebió de la cultura india, en 1878 viajó a Brighton para estudiar en un colegio privado, también estudió en Londres pero antes de terminar sus estudios decició regresar a casa y crear su propio estilo artístico y literario que si bien bebía de fuentes hindúes y europeas no se ajustaba a ninguna.

Se casó y tuvo cinco hijos, sufrió la muerte de varios de ellos, se trasladó a Bangladesh para gestionar las propiedades de su familia, allí vivió en una casa-barco y continuó escribiendo y creando; más tarde puso en marcha una escuela experimental y lo hizo aportando incluso buena parte de los fondos que obtuvo al ganar el Premio Nobel y algunas propiedades de su familia, hoy aquella escuela es la Universidad Visva Bharati.

La muerte de su mujer era otro de los golpes que le reservaba la vida pero Tagore siempre siguió adelante; en 1912 viajó de nuevo a Europa donde presentó algunas traducciones de sus poemas, dio conferencias y conoció a gentes como Yeats; también viajó a Perú y Argentina y visitó Italia, Suiza, Austria Checoslovaquia, Hungría, Rumanía, la antigua Yugoslavia, Bulgaria, Grecia, Egipto, Rusia e incluso Canadá además de Bali Java Kuala Lumpur, Malaca, Penang, Siam o Singapur; era pues un hombre viajado además de culto y estudiado, uno de esos hombres que sabía diferenciar el chovinismo nacionalista que cae en el supremacismo y en el falso derecho de imponerse a otros pueblos de las naciones en sí y su derecho a ser precisamente eso, naciones, como defendió para la India, pero la defensa de la independencia por la vía violenta lo alejó del nacionalismo indio.

Rechazó el título de Sir y trabajó siempre con la certeza de que sería la educación de las personas la que llevaría la libertad a los pueblos; como no podía ser de otro modo tratándose de un hombre tan respetado y viajado, conoció a lo más granado de la sociedad cultural de su época, desde Gandhi a Einstein pasando por Thomas Mann, Bernad Shaw Lorca o Juan Ramón Jiménez.

Murió en Calcuta el 7 de agosto de 1941.

Sus Citas y Frases célebres

  • Es fácil hablar claro cuando no va a decirse toda la verdad.
    1 / 10

    “Es fácil hablar claro cuando no va a decirse toda la verdad.”

  • Hacer preguntas es prueba de que se piensa.
    2 / 10

    “Hacer preguntas es prueba de que se piensa.”

  • La verdad levanta tormentas contra sí que desparraman su semilla a los cuatro vientos.
    3 / 10

    “La verdad levanta tormentas contra sí que desparraman su semilla a los cuatro vientos.”

  • La verdad no está de parte de quién grite más.
    4 / 10

    “La verdad no está de parte de quién grite más.”

  • La vida es la constante sorpresa de saber que existo.
    5 / 10

    “La vida es la constante sorpresa de saber que existo.”

  • Si cerráis la puerta a todos los errores, también la verdad se quedará fuera.
    6 / 10

    “Si cerráis la puerta a todos los errores, también la verdad se quedará fuera.”

  • El que se ocupa demasiado en hacer el bien no tiene tiempo de ser bueno.
    7 / 10

    “El que se ocupa demasiado en hacer el bien no tiene tiempo de ser bueno.”

  • No es tarea fácil dirigir a hombres; empujarlos, en cambio, es muy sencillo.
    8 / 10

    “No es tarea fácil dirigir a hombres; empujarlos, en cambio, es muy sencillo.”

  • Leemos mal el mundo, y decimos luego que nos engaña.
    9 / 10

    “Leemos mal el mundo, y decimos luego que nos engaña.”

  • La verdad llega como conquistadora solo porque hemos perdido el arte de recibirla como invitada.
    10 / 10

    “La verdad llega como conquistadora solo porque hemos perdido el arte de recibirla como invitada.”

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • WhatsApp

Society

El mundo está lleno de gente interesante, de gente que aporta, que crea, que sabe… la gente que construye en sociedad, la gente que admiramos, en la que creemos, es ésta.

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.